06/11/2020
FAMILIAS SIN TIERRA

Guernica y les estudiantes

Sobre el rol que debe jugar el movimiento estudiantil en la lucha por Tierra y Vivienda.
estudiantes guernica

El debate sobre las luchas, movilizaciones y peleas que apoyamos les estudiantes ganó toda una parte de la situación política de los últimos días. No fueron pocos los medios de comunicación que tomaron el tema en sus discusiones cotidianas, a raíz del apoyo que les militantes de la UJS dimos a la lucha de les vecines de Guernica contra el desalojo brutal del gobierno de Kicillof, Larroque y Berni y la posterior detención que sufrimos en esa jornada, con un operativo represivo brutal.

En particular, tomó revuelo en la agenda pública la participación Tatiana Fernández, presidenta del Centro de Estudiantes del Nacional Buenos Aires (CENBA) y de Lula Schiffmacher, consejera del mismo colegio. Este empecinamiento no resulta azaroso: en un contexto de ataque a las masas, la juventud juga un papel cada vez más importante en la situación política en la lucha contra la precarización, la represión y la depredación ambiental; por tierra y vivienda y por el aborto legal, etc.

Entendemos necesario clarificar algunas cuestiones sobre este asunto que permitan apuntalar un debate importante.

Convicción, conocimiento y lucha

Como estudiantes entendemos con orgullo que nuestro lugar está con las familias que luchan por el acceso a la vivienda, así como con el conjunto de la clase trabajadora que pelea contra los despidos, por el salario, etc. Por eso desde el primer día de la lucha de Guernica pusimos en pie colectas solidarias, jornadas interdisciplinarias y de recreación, una posta sanitaria y demás actividades que permitan colocar al movimiento estudiantil en la lucha por tierra y vivienda. Con una delegación de la facultad de Arquitectura de La Plata, además, nos hicimos presentes en el preencuentro por Tierra y Vivienda realizado en el predio de Guernica, que contó con 30 asentamientos en lucha en todo el país.

A su vez, dimos una pelea para que todos los centro de estudiantes se pronuncien en favor de les vecines con el CEV, el Cenba y el CEFYB de la UBA y el Cecyt de la Unsam a la cabeza. Arrancamos pronunciamientos de la CET de CABA (previo posicionamiento de los centros del Romero Brest, Juan B. Justo, Lenguas Vivas). De la misma manera, el Instituto N° 9 de La Plata y el 39 de Vicente López (entre otros) llevaron adelante diferentes iniciativas para ganar al movimiento estudiantil terciario de provincia a esta pelea. En secundaries, además del posicionamiento del Nacional Buenos Aires, la campaña arrancó el de la CEB (alineada con el gobierno nacional) así como también de los centros de la Walsh, el Roca, el Naval, el Donn y el Ciudad en Capital. Como ya fue mencionado, junto con les estudiantes de todos estos centros y de otras facultades, colegios e institutos realizamos colectas, actividades en el predio y en las facultades (de forma virtual) y una intervención en todas y cada unas de las iniciativas de lucha.

Este planteo implicó una delimitación y una lucha política en todo el movimiento estudiantil contra el kirchnerismo. Sus organizaciones juveniles, así como las autoridades de la universidad, no movieron un dedo en solidaridad con la lucha de Guernica y si se pronunciaron fue para la tribuna, con un comunicado que le lava la cara al gobierno y tirándole el problema «a la justicia».

Nuestra participación en solidaridad con las familias que resistieron el desalojo no fue casual sino parte de toda una campaña de lucha. Si un gobierno manda a pegar a gente que no tiene casa y a quemar sus casillas para defender terrenos de dudosa propiedad a empresarios que quieren armar un country y que fueron cómplices de la dictadura, ¿a dónde íbamos a estar? Claro está, esta es la conclusión de una organización que tiene la unidad obrero-estudiantil como bandera y la lucha de los explotados contra este régimen opresor como norte. Hay funcionarios del gobierno kirchnerista como Larroque y Kicillof que fueron militantes del movimiento estudiantil y que hoy utilizan sus conocimientos para amedrentar, reprimir y hacerle una ofrenda al FMI con su política ajustadora.

Sin embargo, no resulta extraño que los medios de comunicación tengan su foco en la juventud, que suele aparecer en la arena mediática siempre sobre la base del crimen, en el campo de lo incorrecto y nunca por su iniciativa creadora ni por su lucha. Los grandes diarios y canales de TV son empresas y grupos económicos que defienden sus intereses pero que agregan a tal objetivo el sostenimiento ideológico y cultural de un sistema de opresión. Les estudiantes luchando les duelen.

Donde hay una necesidad…

Este ataque a la juventud tiene una línea de continuidad con el operativo de represión que tuvo 4000 efectivos quemando casillas. El mismo debe ser visto no solamente por el acto de violencia en sí mismo sino como un mensaje y una ofrenda de los gobiernos nacional y provincial para con el FMI. No solo es un ataque sino un amedrentamiento a todes aquelles que luchen por Tierra y Vivienda. Lo demuestran la continuidad de los desalojos en toda la provincia, como sucedió hace días en Escobar, Río Negro y Gri Calviño en Provincia de Buenos Aires. Donde hay una necesidad hay una bala.

Ese intento de aleccionamiento de la juventud va de la mano de una campaña de demonización de nuestro partido, calificado de «intransigente» e «irresponsable» solo por el pecado de estar espalda con espalda en la lucha por tierra y vivienda. El gobierno busca confundir víctimas con victimarios para marcarle la cancha a todo quien quiera luchar. Bajo esta misma lógica se encuentran las causas abiertas contra los militantes de la UJS por haber apoyado la lucha de Guernica, frente a las cuales pondremos una campaña en pie en todo el movimiento estudiantil para lograr la absolución inmediata.

Este operativo también implica una suerte de señal interna para que nadie saque los pies del plato. No es casual en un contexto en el que el gobierno necesita correr el eje de su agenda de ataque a los trabajadores, que va desde el desalojo brutal y el desamparo hasta el ataque al salario y a las jubilaciones, mientras entrega bonos linkeados al dólar con una tasa del 15%. En pos de esa agenda, el gobierno necesita abroquelar a todo sector izquierdista detrás de sí, para contener.

Un «Estado presente» y una juventud que lucha

Horas después del desalojo, la agrupación juvenil La Cámpora dio una lección sobre cómo encubrir una represión. Dicha organización sacó un comunicado que vendía la idea de un «Estado presente» que intentó todo para solucionar el problema de la vivienda pero no tuvo otra que ejecutar el desalojo que ordenó «la justicia». Nada más lejos de la realidad: el gobierno nunca dio una solución ni parcial ni transitoria y quería que la gente se vaya a cambio de promesas. Al no lograrlo, el propio Kicillof pateó la mesa de negociación. El Estado sí se hizo «presente» pero para tirar balas de goma, gases lacrimógenos, meter presos luchadores y darle alto vuelo al prime time matutino de la otrora «corpo».

Es la misma impronta opresora que con Berni a la cabeza ha proliferado el gatillo fácil y con la misma policía responsable de la desaparición forzada seguida de asesinato de Facundo Castro. Tanto en Guernica como el caso del joven de Bahía Blanca, las juventudes albertistas (La Cámpora, La Mella, Evita) respondieron de la siguiente manera: no organizando nada, no diciendo (casi) nada, y no haciendo nada.

La pregunta es, ¿por qué una agrupación juvenil defiende al gobierno antes que a los intereses de la juventud? Estas organizaciones han dicho en sucesivas oportunidades que integrándose al Estado la juventud podía tener prosperidad, dando «una disputa» desde adentro a los sectores más derechistas del gobierno. La propuesta muestra su fracaso: un gobierno que defiende los intereses del FMI manda a reprimir a quienes no tienen casa, vota un presupuesto que va a implicar un ajuste del 25% en la partida universitaria, prefiere pactar con la Iglesia que la ayude a sostener el régimen que a promover el aborto legal y avanza en reformas que agudizan la precarización laboral.

Desde la UJS entendemos que hoy, más que nunca, lo ocurrido la semana pasada en Guernica ha dejado bien en clara la pelea en el movimiento estudiantil. O la juventud está con Berni y con el FMI o es solidaria con las recuperaciones de tierra en Guernica y en todo el país y con les trabajadorxs. Los hechos de Guernica generaron un (lógico) golpe a las ilusiones de un sector progresista de la juventud que confió en un cambio de rumbo a partir del voto a Alberto Fernández y que ve con desánimo el camino fondomonetarista del gobierno nacional. A todes elles queremos hacerles una propuesta bien concreta.

Entendemos que el camino no es la desmoralización sino la necesidad de poner en pie una alternativa independiente. Por eso desde la UJS convocamos al acto del Partido Obrero del próximo 14 de noviembre como parte de una invitación a la juventud a construir ese camino. Les estudiantes, mal que le pese al gobierno y a los medios de comunicación, no podemos quedarnos de brazos cruzados. La historia puede cambiar. Y va a cambiar.

   

También te puede interesar:

Poner en pie a la juventud por una salida independiente capaz de derrotar el ajuste.
Ante el incumplimiento de las actas y compromisos, las familias vuelven a la lucha junto al sindicalismo combativo.
Impulsan un relevamiento sobre condiciones de cursada y una movilización para agosto.
Movilización del Obelisco al Ministerio de Educación Nacional.