09/05/2021

Córdoba: ¡vamos al II° Congreso del Plenario de Trabajadoras!

El camino para la conquista de los reclamos del movimiento de mujeres y disidencias es la organización independiente del Estado.
Referente PdT- Córdoba.

El 26, 27 y 29 de mayo tendrá lugar, de forma virtual, el II° Congreso del Plenario de Trabajadoras (PdT) bajo la consigna “Basta de hambre y femicidios”. En Córdoba se impone el desafío de organizar importantes frentes. En ese sentido, el Congreso será una instancia ideal para encontrarnos las luchadoras de todo el país, para nutrirnos de otras experiencias y para abrir nuevos cursos de acción por nuestros reclamos en un cuadro de ajuste y miseria social que castiga en especial a las mujeres y disidencias sexuales.

La provincia no es ajena a la realidad nacional. La creación de un ministerio provincial de las mujeres a cargo de la ministra Claudia Martínez no hizo más que cuestionar las políticas de género del gobierno pejotista de Schiaretti. El ascenso estrepitoso de los femicidios este año, entre los que se cuenta el de nuestra compañera Emilse Gajes, puso de manifiesto el vaciamiento presupuestario y la precarización laboral que impera en las áreas de contención y asistencia a las víctimas, incapaz de dar respuesta a las crecientes denuncias de violencia de género. El reciente despido de 14 trabajadoras del Polo de la Mujer, desató la indignación de todo el movimiento de mujeres y la lucha por la reincorporación y el pase a planta de todas las trabajadoras.

El plan de ajuste alcanza a Salud, integrada mayoritariamente por mujeres trabajadoras, donde reina la precarización laboral y los salarios de miseria, cuyos aumentos no superan la etapa prepandemia. Iniciada la segunda ola de coronavirus en lugar de responder a las demandas de las y los trabajadores de salud, el gobierno avanzó el ajuste y el despido de 80 contratados, lo que abrió un ciclo de paros en los hospitales que siguió el rumbo de la lucha de salud neuquina. Del mismo modo, las docentes que vienen sufriendo todo tipo de ataques desde que comenzó la pandemia, con el silencio cómplice de la burocracia sindical, ahora enfrentan la discriminación a docentes embarazadas negadas de sus cargos con el pretexto de la pandemia y violando el estatuto docente.

Las trabajadoras ocupamos un lugar central en el desarrollo de agrupaciones combativas y antiburocráticas, abriendo el juego a las reivindicaciones laborales de género más postergadas en los sindicatos. Por ello, la asistencia al Congreso de una delegación de compañeras del Sindicato de Trabajadores de Jesús María es un objetivo clave y de gran valor como ejemplo de recuperación de los gremios para ponerlos al servicio de la lucha de las y los trabajadores.

En ese sentido, otro frente de particular importancia lo integran las compañeras trabajadoras de casas particulares que engrosan los índices de trabajo no registrado entre mujeres, aprovechando la instancia nacional que configura el Congreso, nos jugamos a la conformación de la agrupación en la provincia. Por otra parte, junto a la agrupación Lista Fucsia, nos proponemos organizar a las docentes, trabajadoras de la salud y áreas operativas de la municipalidad de Córdoba, por las condiciones laborales, contra el acoso y el abuso patronal.

Mientras que desde el gobierno nacional se agita una supuesta reforma judicial feminista que no propone modificar un ápice los pilares de una justicia funcional al ajuste de todos los gobiernos; la verdadera lucha contra la estructura judicial patronal y misógina la protagonizan las madres protectoras contra el falso SAP y el abuso sexual en las infancias, las madres y familiares de casos de gatillo fácil, como el de Joaquín Paredes y Blas Correas, que reclaman justicia, contra el encubrimiento y la impunidad del aparato represivo.

La marea verde en 2018 tuvo como correlato la rebelión estudiantil que desafió los planes ajustadores y la injerencia clerical en la educación, volteando símbolos de la iglesia y ocupando los establecimientos. La reciente elevación a juicio de las causas de les 27 estudiantes de la UNC, no tiene otro fin que el de aleccionar al conjunto de la juventud, mostrando la hostilidad del Estado contra ese gran proceso de lucha. A 15 años de la ESI surge claro lo imprescindible de la separación de la iglesia del Estado, para derribar las complicidades del gobierno y las iglesias en el sometimiento de mujeres y disidencias.

Un capítulo central lo escriben nuestras compañeras de los barrios. Sin duda la violencia de género que desata el Estado golpea con más fuerza entre las más pobres. Es allí, donde las barreras de contención de la burguesía comienzan a derrumbarse, el año pasado ocupando tierras para poner un techo sobre sus hijos, y ahora desplegando un plan de lucha contra el desempleo, el hambre y la pobreza. Los femicidios son el resultado de un cúmulo de violencias que colocan la responsabilidad en el Estado, los comités de violencia barriales son un paso certero en la deliberación sobre un concejo autónomo que tome las riendas de una salida para las mujeres y disidencias.

Está en marcha un plan de asambleas en los barrios, reuniones abiertas con agrupamientos sindicales y la juventud, y charlas y talleres en toda la provincia para el reagrupamiento y la representación de todos estos frentes en el Congreso. El camino para la conquista de los reclamos del movimiento de mujeres y disidencias, no es otro que el de la organización independiente del Estado, sus gobiernos y las iglesias ¡Basta de hambre y femicidios! Súmate al Congreso del PdT.

También te puede interesar:

El anuncio de volver a la presencialidad en ciudades de menos de 30 mil habitantes es antisanitario.
El cuadro epidemiológico se agrava, y el gobierno, en lugar de responder reclamos, persigue a trabajadores de la salud.
Se abre nueva sala Covid ante el desborde de casos.
Las llevó adelante el padre de uno de los policías implicados en el asesinato. 
Dramático testimonio de la hija de un paciente de coronavirus que desde hace días espera por una cama en terapia intensiva.