Mujer

29/9/2021

En el marco del 28S gritamos #FueraManzur

Una nueva jornada de lucha en el Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en América Latina y el Caribe.

La convocatoria partió desde sectores independientes, las organizaciones de izquierda y desde algunas regionales de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, allí donde los sectores progubernamentales no tienen la mayoría de la representación. En este campo se inscriben el conjunto de las fundadoras de la Campaña, que se hicieron presentes todas en el Congreso nacional.

En las actividades que se hicieron en todo el país se vieron los reclamos por la aplicación efectiva de la ley, por la derogación de la objeción por “ideario institucional”, se destacaron las leyendas de #NiñasNoMadres y se reclamó por el cese de la persecución a las y los médicos que asumen cotidianamente la tarea de garantizar los derechos de las mujeres y de las niñas. Fue parte de la jornada el reclamo de que se desactive la causa judicial contra la Dra. de Tartagal que fue presa por practicar una IVE en el norte salteño, donde ella es la única no “objetora de conciencia”.

La jornada estuvo también atravesada por el saludo hacia las luchadoras de toda América Latina, que, inspiradas en gran medida en nuestra ola verde pelean por la despenalización y la legalización en sus países. Es el caso de Chile, que avanza hacia la legalización hasta las 14 semanas de gestación con la aprobación que ayer se llevó adelante en la Cámara de Diputados, y de México, donde el 7 de septiembre la Suprema Corte falló por la despenalización.

Como se evidenció este 28S, las organizaciones kirchneristas o afines al gobierno no solo no participaron de la convocatoria sino que no pusieron en pie ninguna acción propia. El feminismo de Estado tiene como principal preocupación defender la política de ajuste del gobierno a como dé lugar. Incluso a costa de defender al clerical y ajustador de Manzur o de callar frente a los obstáculos existentes para la real aplicación de la IVE en todo el territorio nacional.

En el Congreso nacional y en todo el país marchamos reclamando #FueraManzur o #ManzurNo, porque nuestro movimiento no está dispuesto a admitir el renovado empoderamiento de lo más rancio de la política gobernante que ha sido un puntal, desde su provincia y como funcionario nacional, contra los derechos de las mujeres y de las niñas.

Como expresamos en otras notas, el gobierno impulsó la legalización del aborto para dar respuesta a un movimiento de mujeres que copaba las calles por este reclamo y sin el cual no hubiera conquistado su triunfo electoral en el 2019. Con su giro derechista da la espalda a la ola verde e inscribe a su gobierno en el refuerzo de sus alas clericales como mecanismo para garantizar el ajuste que exige el FMI.

 

La crisis interna de la coalición gobernante después de la derrota electoral y la designación de Manzur en el gabinete dividió las aguas al interior del movimiento de mujeres. De la misma manera, como se vio en el día de ayer, la crisis hizo lo propio al interior de la Campaña Nacional. El sector que se movilizó busca despegarse del ala de la Campaña integrante del Frente de Todos. Hicieron pública esta división que ya se había dejado entrever con los cruces de declaraciones en sus redes sociales. La heterogeneidad del armado de la Campaña nacional no es algo novedoso pero sí lo es el accionar marcadamente dividido que se evidenció en el día de ayer y las acciones realizadas por la liberación de la médica de Tartagal.

El regreso a las calles de la ola verde tiene varios desafíos por delante: sin avanzar en la separación de la Iglesia del Estado los derechos conquistados tienen fecha de caducidad, o su implementación tendrá serias dificultades. Lo que pasó con la Ley ESI, de la que se cumplen en octubre 15 años sin que sea aplicada, es una muestra de eso.

Pero el desafío mayor es el de pelear por la competa independencia del Estado y de los gobiernos de turno, de este movimiento que, tal como expresó en su lucha, es mucho más que un movimiento para arrancar una ley de aborto. Estamos en presencia de una lucha que busca que no queden afuera de nuestros reclamos las demandas de las mujeres más necesitadas y las mayorías populares, que hoy están siendo afectadas por el ajuste del gobierno y por las políticas fondomonetaristas.