23/09/2021

Un feminismo estatizado para defender a Juan Manzur

La ministra Elizabeth Gómez Alcorta, del lado de los ajustadores

En pocas horas se desarrolló una crisis esclarecedora sobre la orientación profundamente reaccionaria del gobierno nacional. Esa orientación no comienza con la designación de este gabinete, sin embargo, el giro ratifica un rumbo que traerá muchas más penurias al pueblo y en particular a las mujeres.

Cuando se aprobó el aborto planteamos que la agenda progresista del gobierno había finalizado con esa votación. Basamos nuestra afirmación en que el peronismo había sido aliado de la iglesia y enemigo histórico del aborto legal, al que sólo llegaron ante la evidencia de que sin tender un puente a la Ola Verde en 2019, luego de las masivas manifestaciones de 2018, no había chances para el peronismo aún habiendo logrado el reagrupamiento de todas sus facciones.

La afirmación se vio ratificada en la orientación fondomonetarista, el sostenimiento económico que el gobierno dio a la Iglesia Católica y a ACIERA desde su asunción, el techo salarial impuesto por el gobierno a un millón y medio de trabajadoras de casas particulares sometidas a ingresos de indigencia, la negativa a asistir a las víctimas de violencia de género. El cambio de gabinete fue bendecido por el vocero papal Víctor Fernández, llamando a no distraerse “con el aborto, la marihuana y la eutanasia”.

 

Elizabeth Gómez Alcorta, frente a la crisis planteada por la elección de Juan Manzur como jefe de gabinete, apareció en escena para contener la bronca generada por eso y por la ausencia de mujeres en el gabinete. Al momento del anuncio se mostró en Olivos con Alberto Fernández planteando absurdos como que iba a redactar un decreto por la paridad de género en el PEN el mismo día que se estaba anunciando un gabinete casi sin mujeres. La inmoralidad no tiene distinción de género.

El exgobernador Juan Manzur fue el anfitrión del Consejo Federal para la erradicación de la violencia de género, creado en el marco del acuerdo firmado el 8 de marzo con el conjunto de los gobernadores, que tuvo lugar en Tucumán en el mes de mayo. La impotencia, de mínima, del Ministerio de las mujeres y diversidades fue total. Para analizar la situación de la violencia de género en una región como la del NOA no hubo referencia alguna al rechazo a adherir a la Educación Sexual Integral, ni la educación religiosa obligatoria en la escuela pública, ni de la acción del poder judicial en la región y mucho menos sobre la situación social.

Cuando salió a la luz que la ministra había presentado una denuncia penal en 2019 contra Manzur por las torturas hacia una niña de 11 años, señaló que “lo volvería a hacer”. Denunciar denuncia cualquiera, el asunto es si después se milita la causa para llevarla hasta el final algo que no hará porque decidió admitir gobernar con el torturador de niñas. Otra historia de borrar con el codo lo que se escribe con la mano.

Actrices, escritoras, periodistas que han apoyado y votado al gobierno salieron a declarar abiertamente su rechazo y hasta el retiro de su voto para las elecciones de noviembre. La reacción para contener la furia también provino de integrantes de la propia Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, un golpe para las luchadoras que protestaban.

“Sepan que el Tucuman de Manzur puso 4 votos para el aborto. Sepan también que hasta junio se iban haciendo 1836 IVEs según información oficial. Antes de la lapidación de Manzur en nuestro nombre, pregunten. Quizás hicimos bien y entendió. No todo es tan lineal acá en el norte!” lanzó la abogada de “Belén” y “feminista peronista” según su propia definición, Soledad Deza. Esta afirmación es falsa. Manzur no practicó ni una IVE, por el contrario se encargó de designar a la cabeza de los hospitales a elementos que luego habilitan las persecuciones contra profesionales y pacientes. Las IVEs la practican las y los profesionales que logran sortear las presiones en favor de la objeción de conciencia que el manzurismo y la iglesia impulsan. La ley se la agradecemos a 35 años de militancia ininterrumpida contra el Estado, las iglesias y sus gobiernos y a la aplicación de IVEs e ILEs que la Red de Profesionales vienen garantizando en todo el país desde hace años, organización que es parte de una lucha sin cuartel contra todos los obstáculos que el Estado pone.

Otras integrantes de la Campaña Nacional en el debate en redes salieron a responder también el argumento falaz: “Entiendo que se defiende la estrategia política del gobierno del FdT golpeado por su derrota electoral. La militancia en el FdT no habilita a desautorizar a quienes hemos militado en una Campaña participativa, pluralista y democrática hasta conseguir la ley” respondió Martha Rosenberg fundadora de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto.

Por otra parte, en el tuit se destaca el cumplimiento de una ley de “orden público” cuando no estaba planteado que Tucumán entrara en rebeldía con ella, lo que lo hubiera llevado a salirse del bloque gubernamental que la hizo votar justamente como garantía de que ese voto verde no se le fugara. El aborto en la Argentina se aprobó bajo un gobierno que es el fruto de una alianza peronista fundamentalmente militada y bendecida por el Papa Francisco. Esperemos que al confirmar esto no quieran convencernos de que la iglesia católica pueda estar a favor de los derechos de las mujeres o del aborto legal en particular. La prioridad para recuperar el poder del Estado hizo que este bloque político enemigo histórico de los derechos de las mujeres debiera aprobar este derecho para conquistar a la ola verde.

Manzur no practica IVEs, pero si es responsable de haber querido borrar a los pobres de las estadísticas, del gatillo fácil, de proteger al juez responsable del femicidio de Paola Tacacho, de haber torturado a una niña y de haber extorsionado a su familia, de haber acompañado en silencio la detención de Belén y de complicidad con el operativo de encubrimiento del asesinato de la hija de un funcionario gubernamental, Paulina Lebbos, acciones que oportunamente olvida el feminismo que sale a bancar a Alberto, Cristina y al pollo de ambos e influyente amigo de Sigman y de los laboratorios, Juan Manzur. Esto es lo que nunca hay que olvidar.

Por su parte desde otro sectores progubernamentales plantearon que Manzur no podría derogar la ley de aborto pero JxC con mayoría en el Congreso si. El rechazo a Manzur no se produce por suponer que vaya a derogar la ley, sino porque es una señal política de empoderamiento de sectores más reaccionarios al interior de la propia coalición de gobierno con el apoyo de todas sus alas. El razonamiento extorsivo es un llamado a tragar sapos a cielo abierto. No le piden al gobierno que no se derechice para que el voto progresista no se aleje. Le piden al voto progresista que deje de serlo y que se sume a la ola de admisión de opciones políticas derechistas. Una auténtica tragedia política funcional a la derechización general del escenario político.

El significado de la designación de aliados estratégicos de la iglesia católica es derechista y muy profundo. Es una señal muy importante ante la iglesia por su conducta con la Ley de Educación Sexual Integral, a la que Tucumán no adhirió, cuya modificación para hacerla de aplicación efectiva, el FdT cajoneó en el Congreso y que está comprometido con el clero a no dejar avanzar.

La ministra Gómez Alcorta salió a responder a quienes desde la derecha al interior del propio bloque gobernante, la iglesia y desde la oposición macrista hablaron de distracción del gobierno en cuestiones de “minorías” refiriéndose a los derechos de las mujeres, diciendo lo obvio, que las mujeres y lxs niñxs son la mayoría absoluta del país. De lo que no pudo dar cuenta es de haber atendido a esas mayorías. Por ejemplo las trabajadoras de casas particulares siguen sin ser registradas y cobrando un techo salarial por debajo de la línea de indigencia, habiendo sido condenadas al nivel salarial más bajo desde la creación del régimen especial. Y este es sólo un ejemplo de miles. Aunque ahora se dejó de agitar la cuestión por la crisis en curso, la reforma de la justicia que proponían nunca tuvo nada que ver con mejorar las condiciones de acceso de las mujeres, aunque la llamaran “feminista”.

Otro registro de su inacción es la subejecución presupuestaria del Ministerio tal como lo exige el FMI y la mentira de presentar planes sociales como si fueran políticas para la erradicación de la violencia de género, una continuidad total con el macrismo que es una mentira completa.

La crisis del gobierno estuvo en el centro de la atención de la masiva movilización por el salario mínimo del 20 de septiembre que llenó la Plaza de Mayo y que realizó un masivo pañuelazo frente a la Casa Rosada. Dicha acción comandada por el Polo Obrero, el FOL, el Frente Darío Santillán, Barrios de Pie, MTR 12 de abril y otras organizaciones mostró que la defensa de las luchas de las mujeres son indivisibles de la pelea contra el hambre. Lo contrario es la entrega de los sectores populares al ascendente reaccionario del Estado y de las iglesias, como hacen los movimientos progubernamentales.

Es fundamental para la gran ola verde, para el feminismo y para todo el movimiento de mujeres y diversidades desarrollar un movimiento totalmente independiente del gobierno y que no baje las banderas ni ante los pedidos del FMI ni ante cualquier otro interés ajeno al de las mayorías de las mujeres de nuestro país que padecen hambre, falta de vivienda, del acceso a la salud y a la educación.

También te puede interesar:

Desde las 22 horas por el programa A dos Voces, de TN. Los candidatos del régimen o el Frente de Izquierda - Unidad.
Críticas a Alberto Fernández, que tras idas y vueltas finalmente no fue.
Todavía no completó las entregas a Argentina. Recientemente apareció como beneficiario de cuentas off shore en los Pandora Papers.
Este sábado 16 de octubre a las 14hs, todes al preencuentro organizado por el Plenario de Trabajadoras en Malvinas Argentinas.
La campaña electoral del Frente de Todos es un guiño al gran capital.