Cinco motivos para movilizar este 9 de julio contra el pacto con el FMI

A Plaza de Mayo y todas las plazas del país.

Rechacemos este pacto colonial.

El Frente de Izquierda Unidad, junto a organizaciones sindicales, piqueteras y populares, realizará este sábado 9 de julio una movilización a Plaza de Mayo y todas las plazas del país para rechazar el pacto con el FMI y en apoyo a todas las luchas, en el marco de una profundización de la crisis económica y política, cuyo último episodio fue la salida del exministro Martín Guzmán. Con el cambio de gabinete sigue en pie la política fondomonetarista.

1. Ante la inflación, defendamos el salario y las jubilaciones

El aumento generalizado de los precios es un producto inevitable de la política para cumplir con las exigencias del FMI, toda vez que para ello el gobierno debe avanzar en la aplicación de tarifazos y porque el Fondo presiona por una mayor devaluación del peso.

Mientras tanto, los salarios y las jubilaciones están quedando a la zaga del proceso inflacionario en marcha; a esto han contribuido el gobierno y las burocracias sindicales, que en complicidad con los empresarios han venido firmando paritarias a la baja y en cuotas. En este marco se anotan las declaraciones de Cristina a favor de imponer aumentos de salario por decreto. La lucha del Sutna (Sindicato Único de Trabajadores del Neumático) por un salario que supere a la inflación, las huelgas docentes en La Rioja y San Juan, o el paro y corte de los choferes de la línea 60, contrastan con esa política y son procesos que debemos apuntalar.

2. Apoyo a los reclamos piqueteros por trabajo y asistencia a los comedores

El movimiento piquetero combativo es el sector de la clase trabajadora que se encuentra en la primera línea de resistencia contra el ajuste en curso, batallando por trabajo genuino y por asistencia a los desocupados. Esto explica la campaña sucia que lanzó Clarín, a la cual se han sumado todos los personeros de los partidos políticos patronales (desde Javier Milei hasta Cristina Kirchner), que tiene como propósito asestarle un golpe a la organización independiente de los desocupados.

La lucha del movimiento piquetero por trabajo genuino es una pelea en defensa de los derechos y conquistas de todos los trabajadores del país.

3. Contra la criminalización de la protesta

Con la campaña antipiquetera, el gobierno, la oposición derechista y las patronales buscan configurar un clima represivo para ir más decididamente contra la protesta social. Los allanamientos a locales de diversas organizaciones políticas en Jujuy por parte del gobierno de Gerardo Morales (UCR), la represión de Berni a la comunidad educativa del 103, o la existencia de luchadores procesados, como César Arakaki y Daniel Ruiz, en todas las provincias, muestran que se está reforzando el carácter represivo del Estado.

4. Por más presupuesto para la educación

El sistema educativo está siendo víctima de un ajuste feroz. Los resultados de esta política están a la vista. Lo que prima es un derrumbe de su infraestructura edilicia, la falta de gas y de agua, la superpoblación áulica (con su consecuencia en un aumento de la explotación de los docentes, que además cobran salarios de miseria), la inexistencia del boleto estudiantil para los terciarios, entre otras cosas.

5. Contra el saqueo de las riquezas del país

El pacto con el FMI implica la entrega de la riqueza que producen los trabajadores al capital imperialista. El grueso de las divisas que se recaudan como fruto de la actividad económica es destinado al pago de la deuda externa; por eso es que del superávit comercial no queda nada. A su vez, cumplir con el Fondo supone un aumento de la contaminación ambiental. El agronegocio y la megaminería son verdaderos pilares de la política económica del gobierno. Toda esta orientación no representa de ninguna manera un puntal para el desarrollo del país.

Los trabajadores y las organizaciones ambientales vienen protagonizando enormes luchas contra el saqueo del gobierno y los capitalistas. El Chubutazo y el Atlanticazo fueron dos grandes expresiones de ese proceso.

El intento de cumplir con las pretensiones del FMI no solo es inviable, sino que trae aparejado un sinfín de penurias para los trabajadores. Rechacemos este pacto colonial. Impulsemos a fondo una campaña por un paro nacional y un plan de lucha.