13/09/2021
Paso 2021

Importante elección del FIT-U en Córdoba

Fuertes derrotas del kirchnerismo y de Macri.

Los resultados de las elecciones legislativas en la provincia de Córdoba, marcan un avance de las fuerzas derechistas, que se expresa fundamentalmente en las listas de Juntos por el Cambio y del PJ provincial. La lista “macrista” obtiene el primer lugar con un total del 47,6% de los votos, distribuidos en cuatro listas; es el mejor resultado de esta formación en la historia de las Paso, superando incluso el resultado de 2017, cuando obtuvieron el 44%. El gobierno de Juan Schiaretti salió segundo con el 24,6% de los votos. Si se repiten estos resultados en noviembre, Juntos por el Cambio se quedará con dos senadores y cinco diputados, y Schiaretti con tres diputados.

Luis Juez obtiene el 57,4% de los votos totales de la alianza, dejando en segundo lugar a Mario Negri que saco el 36%. Muy por detrás quedaron las otras dos formaciones que estaban lideradas por facciones radicales. No se trató de una competencia entre partidos, sino de una verdadera confusión donde las alianzas no reconocían más parámetro que las personas que las integraban. A Juez lo acompañó el radical De Loredo, como primer candidato a diputado, y Baldassi del PRO, y lo apoyaba abiertamente Patricia Bullrich. Negri hizo un acuerdo directamente con Macri, quien aparece como uno de los grandes perdedores de la jornada. Hay que ver cómo evoluciona esta fragmentación, que tiene como telón de fondo fuertes divergencias a la hora de encarar la crisis política nacional. 

Por lo pronto hay que decir que el juecismo aparece como la variante más extremista del derechismo provincial, e incluso fascitizante. No solo por su programa antiderechos y negacionista con relación a la pandemia, e impulsor de la reforma laboral y el ajuste que reclama el FMI, sino porque además lleva como segunda candidata a senadora a una “desconocida” Carmen Álvarez Rivero que representa directamente a los genocidas y a los sectores confesionales, y es pariente de un ultraderechista cordobés y hermana del vicario general del obispado provincial. Álvarez Rivero plantea “construir una nueva mayoría celeste” en el Senado con el objetivo de derogar la ley de IVE.    

La lista de Schiaretti recompone su votación en relación a la elección de hace dos años y se acerca a los resultados obtenidos durante 2017, en plena gestión macrista. Del mismo modo que Juntos por el Cambio, el gobierno provincial peronista aprovechó el retroceso de Fernández, que aparece como el principal responsable de la crisis. La presentación de Schiaretti por fuera del Frente de Todos tenía, como posibilidad, un pasaje del mismo al campo de la oposición. Los resultados confirman esa alternativa, no solo por la base social de Schiaretti que en gran parte comparte con el “macrismo”, sino porque además es la única posibilidad que le queda al PJ de seguir en el poder en provincia de cara al 2023.

El otro gran derrotado del domingo es el Frente de Todos. La lista del gobierno nacional obtiene apenas el 10,9% de los votos en toda la provincia, cayendo en la capital al 8,2%. La magra votación del PJ-Kirchnerismo obedece a dos cuestiones. En primer lugar, es la conclusión de un gobierno cuyo resultado en estos dos años ha sido un fracaso completo, tanto en la crisis social y económica, como en el manejo de la pandemia; siempre desarrollando una política al servicio del FMI. Pero además el FdT apostó a una lista derechista que fue integrada en su gran mayoría con dirigentes del PJ local, como Caserío y Riutort, de una extensa trayectoria derechista, de corrupción y negociados. El “perfil” nacionalista burgués o progresista, ni siquiera pudo ser presentado a modo de farsa. 

En este marco de fragmentación y crisis política, debe valorarse la votación obtenida por el Frente de Izquierda-Unidad que llega al 4,3% a nivel provincial y al 6,4% en la capital. Así obtenemos una recomposición de la votación del FIT-U que en el año 2019 había alcanzado un 3,3% en las Paso y un 2,5% en octubre. La lista de IS y PTS, encabezada por Liliana Olivero y Laura Vilches, obtuvo el 50,5% de los votos de la alianza; el MST con Luciana Echevarría alcanzo el 28,8%; y la lista del Partido Obrero, con Soledad Díaz y Emanuel Berardo, llegó al 20,7%. En el resultado de la interna peso, como se suponía, el nivel de instalación mediático, especialmente de Olivero que ha sido candidata por más de veinte años. En el retroceso del MST pesa su pasado juecista y su insistencia en reivindicar esa experiencia de seguidismo a la burguesía.     

La elección dentro de FIT-U contrasta fuertemente según el extracto social de las barriadas. En aquellas barriadas de clase media se impone notablemente, dentro de la interna, la lista de IS-PTS; en cambio en los barrios de trabajadores más explotados, el PO obtiene resultados sobresaliente, llegando al 12% en varios de ellos. Lo mismo sucede en barriadas empobrecidas del gran Córdoba como en Malvinas Argentinas, Juárez Celman o Jesús María. Ese diferencial se debe especialmente a la presencia en esos barrios del Polo Obrero, que no solo establece una enorme lucha reivindicativa, sino que despliega la lucha política para ganar todo ese activismo que pelea contra la pobreza y la desocupación a la izquierda revolucionaria. 

Las grandes luchas que hemos venido protagonizando por el trabajo, el salario y la vivienda han tenido una destacada expresión en la elección del FIT-U y, más específicamente, en la votación a la lista del Partido Obrero, que fue abrazada por miles de activistas de los distintos movimientos de lucha, como quedó reflejado en las importantes convocatorias que se realizaron durante la campaña electoral.

Hemos ido a una interna a la cual nos llevaron el MST, en todo el país, e IS-PTS en Córdoba, que trataron de ningunear esos enormes procesos de luchas. El PO entra en la rotación por derecho propio, por desarrollo militante, por extensión territorial, por presencia en las organizaciones sindicales y de lucha. Hemos expuesto a los organizadores de ese proceso como referentes provinciales, más allá de las presencias parlamentarias del FIT. Nos sumamos ahora a la campaña sobre estas bases y nos ponemos inmediatamente en marcha para defender una gran votación del Frente de Izquierda-Unidad en noviembre, a tono de lo que hemos obtenido en todo el país. Vamos por diputada/os de izquierda para enfrentar el ajuste.

También te puede interesar:

El avance del Frente de Izquierda. Escribe Néstor Pitrola.
La jornada piquetera se expresó en las principales ciudades del territorio nacional.
Redoblemos esfuerzos de cara a las elecciones generales para concluir una gran votación.
Por un Congreso Piquetero Nacional que elabore un programa político, un plan de lucha y que una los sectores explotados contra el ajuste.
La actualidad de nuestro planteo, luego de las Paso.