15/10/2020

La legislatura porteña y el problema de la vivienda

Por Iván BF

En el actual marco de pandemia y hace ya 7 meses de decretada la cuarentena producto de la situación sanitaria, las condiciones de vida de los trabajadores de la ciudad se han visto agravadas considerablemente y desde el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y desde la legislatura porteña no han surgido respuestas a las problemáticas generales. En el recinto solo se tratan proyectos que atienden intereses contrarios a los de los vecinos de la ciudad.

Ya a principios de año, desde la bancada del PO-FIT en la legislatura denunciábamos que producto de la falta de urbanización en las villas, la crisis del Covid-19 sería incluso más grave que en el resto de la ciudad y señalábamos que se sumaba a otra de las problemáticas que hace años afecta particularmente los barrios obreros y que en el último tiempo se ha visto incrementada, como es la epidemia del dengue.

Sin agua para la familias obreras…

Producto de esta situación, y luego de una cantidad de relevamientos hechos por los propios vecinos de las diferentes villas de la ciudad, se presentó, mediante la banca del Partido Obrero, un proyecto de ley que plantea la emergencia sanitaria por falta de acceso al agua potable en villas y asentamientos de CABA e insta al gobierno de la ciudad a destinar una partida presupuestaria especial para solucionar este problema. En primer lugar, garantizando la provisión mediante camiones cisterna, las 24hs del día y los 7 días de la semana, del agua necesaria para que las familias puedan higienizarse y cocinar, y en segundo lugar, que mientras tanto se lleven adelante las obras para realizar las conexiones con las redes públicas existentes y de esta manera se regularice el servicio de agua potable a toda la población.

Es sabido que el mantenimiento de la higiene y el lavado de manos es uno de los principales factores que evita el contagio del Covid-19. De la misma manera, a partir del rol mediático que ocupó durante los primeros meses de cuarentena, se dio a conocer la situación de la Villa 31, donde miles de vecinos no cuentan con una conexión estable de agua potable, cortándose el suministro por momentos o contando con muy baja presión. La misma situación ocurría y sigue ocurriendo en todas las villas de la ciudad. Hace tan solo unos días, una gran cantidad de vecinos de la Villa 1-11-14 han sufrido cortes de agua o la contaminación del agua corriente con los afluentes de las cloacas, produciendo que el líquido cloacal salga por las canillas de sus hogares.

…pero sí para los mosquitos y el dengue

Por otro lado, la epidemia de dengue que durante el verano pasado golpeó al país en general y a la ciudad en particular, también tuvo mayor repercusión en los barrios más pobres de la ciudad. La falta de urbanización, la acumulación de escombros por obras inconclusas y la ausencia de una campaña de prevención han producido que el porcentaje más alto de casos se hayan producido en villas y asentamientos. Por este motivo, la presentación de un proyecto de ley por Gabriel Solano, a través de la banca del PO-FIT, tuvo como objetivo que se decrete la emergencia por la escalada de casos de dengue en las comunas 8, 7 y 4, las más afectadas, como de todos los barrios con un alto índice de contagios. En este sentido, plantea que el GCBA debe proveer de elementos de higiene y limpieza para combatir los focos de proliferación de mosquitos, así como también avanzar con la remoción de escombros y basurales, el control del estancamiento del agua en las obras en construcción y realizar una campaña de descacharrización para evitar el crecimiento del mosquito vector. Por otro lado, el proyecto plantea la provisión de suministros sanitarios, un aumento presupuestario para los centros de salud barriales y fumigaciones tanto en los domicilios particulares como en los espacios comunes.

Durante todo este tiempo, no solo no se han resuelto los problemas ligados a la prevención del COVID-19, sino que tampoco se ha llevado a cabo ningún tipo de campaña contra el dengue. Con la llegada del calor, la proliferación de mosquitos crecerá nuevamente produciendo que la epidemia vuelva al centro de la escena. Y es sabido que cuando la afección por esta enfermedad llega por segunda vez puede conllevar mayores riesgos para la salud.

La crisis habitacional

Como producto de la falta de trabajo y los miles de despidos que se han producido, la imposibilidad de pagar un alquiler para las familias trabajadoras se ha vuelto una realidad. El decreto nacional que establece la prohibición de desalojos no contempla la situación de miles de familias que no tienen contrato de alquiler, ya sea que alquilen un cuarto en una villa o en hoteles y pensiones, y los deja a merced de los desalojos. El proceso de recuperación de tierras que se ha dado a lo largo del país y que tiene a Guernica en el centro de la escena, donde el Estado es el primer instigador del desalojo, es producto de que una gran cantidad de familias no pudieron seguir pagando el alquiler y se vieron obligadas a recurrir a esta medida. Desde la bancada del PO-FIT, en la legislatura, a disposición de las luchas de los trabajadores, se presentó un proyecto de ley que plantea la prohibición de todos los desalojos en la ciudad, con o sin contrato, insta al GCBA a realizar un relevamiento de familias con alquileres informales y proveer un subsidio habitacional para quienes no puedan pagar el alquiler, para garantizar el acceso a la vivienda con vistas a una solución definitiva. En este sentido, dispone que se cree un banco de tierras y viviendas ociosas para darle una respuesta a esta problemática.

El problema de la vivienda en la legislatura

Mientras no se da respuesta a los problemas más acuciantes para la población de los barrios, que son producto de la falta de una urbanización real y de acceso a los servicios básicos, tampoco se tratan los proyectos que se presentan para resolverlos. Mientras tanto la legislatura porteña y el gobierno de la ciudad han avanzado con una serie de medidas privatistas y de ajuste. Con la votación del proyecto de emergencia económica votada a instancias de Larreta hace unos meses, se recortó el presupuesto destinado al IVC, el encargado de realizar las obras de urbanización. Hace tan solo unos días fue aprobado un proyecto en el cual los predios de Punta Carrasco y Costa Salguero, más de 30 hectáreas en la costanera norte de la ciudad, quedan habilitados para ser destinados a emprendimientos inmobiliarios privados para la construcción de edificios de hasta 30 metros de altura. Si bien ahora la oposición peronista dice rechazar este proyecto, la realidad es que en el año 2017 acompañaba la creación del «Distrito Joven» y la concesión de esos espacios. Por otro lado, y en este mismo sentido, el oficialismo en la legislatura ha votado, con el apoyo de la falsa oposición kirchnerista, beneficios impositivos para las grandes constructoras y especuladores inmobiliarios.

Es claro que la orientación del oficialismo y la oposición patronal en la legislatura durante años va en línea con los procesos de privatización y especulación inmobiliaria, alentando un proceso de expulsión de los trabajadores de la ciudad o hacia las villas que ellos plantean en plan de “urbanizarlas”.

Desde la banca del PO-FIT en la legislatura denunciamos esta orientación. Desde el Polo Obrero en los barrios promovemos la organización de los trabajadores por el derecho a la vivienda digna, por la urbanización Real y por un plan de viviendas populares. Apoyamos la pelea por la recuperación de tierras de los vecinos de Guernica. Para darle fuerza a esta lucha vamos por un Congreso por la Vivienda en la Ciudad, el viernes 16/10 a las 10hs en la Plaza de Mayo, para votar un programa y organizarnos junto con las organizaciones y vecinos en lucha para ir por el derecho a la vivienda, urbanización real de las villas, acceso al agua, la prohibición de los desalojos y en contra de cualquier intento represivo.

 

También te puede interesar:

Nos movilizamos a la Audiencia Pública el 27/11 para derrotar el proyecto de ley.
La medida avanza hacia un Estado policial y ya ha mostrado en otros países su peligrosidad y su ineficacia como herramienta para combatir el delito.