12/01/2022

Río Negro: ¿El puerto de San Antonio Este para exportar gas, o futura zona franca?

El intendente local firmó un decreto argumentando "potenciar el yacimiento de Vaca Muerta”.

El puerto de San Antonio Oeste es, junto con el de Punta Colorada un polo exportador que en ambos casos están concesionados y operados por un prestador privado llamado Terminal de Servicios Portuarios Patagonia Norte S.A, conformado por 24 empresas relacionadas con las actividades frutícolas, de hortalizas y la Minera MCC (Metallurgical Corporatión of China Ltd) de Sierra Grande. Desde allí la salida a Europa, EE.UU- y el resto de América es posible. Fue hace solo semanas que la gobernadora Arabela Carreras (Juntos Somos Río Negro) y el presidente Alberto Fernández firmaron un acuerdo para crear en Sierra Grande una zona franca, condición del saqueador acuerdo entre el Estado argentino y la multinacional australiana Fortescue. La creación de la Zona Franca termino días después siendo aprobado por toda la legislatura provincial. Entrega sin grieta.

El intendente de la localidad de San Antonio Oeste del cual depende el puerto de SAE, Adrián Casadei del Frente de Todo, ha anunciado mediante un decreto (1847/21) la disposición disponer del puerto para exportar gas, y potenciar así, y según sus palabras, el yacimiento de Vaca Muerta, y la entrada de la industria petrolera al control del puerto.

En 2020 se conoció la intención de la provincia de Río Negro por conformar un “polo logístico pesquero” que saque al puerto de la estacionalidad de la exportación frutícola, aunque para eso hace falta infraestructura de servicios y de apoyo a la flota pesquera que al día de hoy no se han hecho. Mas lejos aún queda la exportación de gas de Vaca Muerta para lo que se necesita al menos un gasoducto de 500 kms y una planta de licuefacción y competir hasta desplazar la logística de Puerto Rosales en las cercanías de Bahía Blanca.

Todos los caminos conducen al saqueo

Sin embargo como mucho mas cercano pasa el gasoducto que transporta el fluido desde el sur, el decreto de Casadei abre de por sí y en primer lugar una ventana para que, en caso de ser posible las empresas de productoras de gas de la zona patagónica que definan exportar gas por allí, sean beneficiadas con millonarias condonaciones de impuestos, independientemente de la posibilidad objetiva de hacerlo. Como con el proyecto de hidrógeno verde en Sierra Grande, que continúa verde, la decisión debe leerse en línea con la política de saqueo que viene implementando el gobierno nacional, en conjunto con los provinciales.

No puede descartarse que todas las definiciones apunten a intentar reactivar por lo tanto una nueva zona franca en el puerto de San Antonio Este. Un objetivo desde 2014. Las zonas francas son un mecanismo de entrega y saqueo definido por las legislaturas provinciales. En aquel momento el legislador peronista que lo impulsaba era Roberto Vargas, que argumentaba a su favor:

“El 7 de noviembre de 1994 la Provincia y el Estado nacional firmaron un convenio para constituir una zona franca en el territorio rionegrino, ratificado en 1995 por el Ejecutivo rionegrino”, y que “la zona franca es el área geográfica del país sometido a los controles aduaneros o fiscales especiales en donde se permite la instalación de empresas que destinan su producción o servicios hacia un mercado externo, mediante el otorgamiento de los incentivos necesarios para fomentar su desarrollo.

El legislador proseguía que de esta manera, “se facilita el movimiento de equipos, insumos y bienes sujetos a una tramitación mínima y expedita y desprovista de complicaciones de carácter cambiario”, indica. El parlamentario justicialista señalaba ya en aquel momento que las zonas francas son “tan antiguas como el propio comercio. Antes sólo se limitaban al transbordo o depósito de mercancías, hoy incorporan cualidades industriales y de prestación de servicios logísticos al comercio internacional”.

Por la ubicación del puerto, a donde llegan rutas de todo el país, no puede descartarse tampoco, en esta avanzada sobre todos los recursos naturales y estratégicos lo que se busque sea exportar con esos beneficios la fruta y los minerales que salgan de la explotación minera de la zona sur de la provincia, y que avanzan sin licencia social. Vaca Muerta puede ser solo el taparrabos de cosas que no se saben públicamente. Cristian López, gerente de la empresa concesionaria del puerto rionegrino, dijo que mientras en 2005 unos 180 barcos exportaron 700 mil toneladas, en el 2020 las cifras cayeron a 20 buques y 150 mil toneladas, y que buscan darle una diversificación a la actividad.

El puerto de San Antonio Este se ubica a 60 km de la ciudad de San Antonio Oeste y posee en las cercanías un cruce de rutas que lo conectan con el resto de Argentina. También tiene conexión ferroviaria con Buenos Aires y Bariloche.

Nacionalizar los recursos

Está claro que hace falta una reorganización integral del actual esquema económico de semicoloniaje, exportador y contaminante, puesto al servicio del pago de la deuda con el FMI. Esto representa un programa de sometimiento al imperialismo que refuerza la producción primarizada, y la condición de basurero y colonia de nuestro país. La aprobación de la exploración offshore en las costas de Mar del Plata debe leerse como parte de todo el plan que intenta imponer el gobierno. El cese del pago de la deuda, adonde van los recursos generados por la economía extractiva resulta en este cuadro central, pero como vemos el gobierno nacional y popular, la gobernadora y el propio Casadei van a contra mano de todo esto. No buscan romper el control del gran capital de los resortes económicos del país, sino profundizarlos.

Nacionalizar integralmente la energía y el comercio exterior, bajo control de las y los trabajadores, para poner en pie un plan de desarrollo en función de garantizar las necesidades de las masas, en consonancia con un plan de recuperación ambiental para frenar la catástrofe en curso es la salida.

Basta de entrega y saqueo.

También te puede interesar:

La burocracia de Uatre negocia con el gobierno y la patronal frutícola sin asambleas ni plan de lucha.
Se profundiza la precariedad y la explotación laboral en el Estado. Fuera Cabandié.
Un repaso de distintos casos internacionales que desmienten al gobierno y sus operadores.