23/12/2020

Tierra del Fuego: Alberto y un discurso para la tribuna

Las imposturas del gobierno ante el agravamiento de la crisis fueguina.

El día de ayer Alberto Fernández arribó a la ciudad de Río Grande junto con una pomposa comitiva que incluyó al jefe de Gabinete, diversos ministros y funcionarios. Además, estuvieron el gobernador Gustavo Melella, la vicegobernadora y los intendentes de los municipios; así como representantes patronales y hasta el propio burócrata de la UOM, Antonio Caló.

La centralidad del discurso estuvo dada por la aplicación de la declaración de “capitales alternas” a 24 ciudades, según la cual se promovería mayor federalismo e igualdad. En lo inmediato, no se dieron mayores definiciones, ni en rigor las implicancias presuntamente favorables que redundarían de ello, siendo más una medida enmarcada en el “consenso fiscal” para aumentar la recaudación mediante impuestazos a discreción y agilizar las empantanadas negociaciones de reestructuración de las deudas locales .

Mucho ruido, pocas nueces…

Se realizó un acto en el gimnasio Polideportivo “Carlos Margalot”. El discurso de apertura fue dado por el intendente de la localidad, Martín Pérez, quién se expresó con loas hacia la gestión nacional, cuestionando los años del macrismo, pero encubriendo la complicidad que tuvo el Gobierno de Rosana Bertone, aplicando todas las recetas ortodoxas en la isla: aumento de la edad jubilatoria, quita del 82%, anulación de paritarias, miles de despidos, incrementos tarifarios exponenciales; imponiendo todo aquello mediante la persecución y represión.

Entre los anuncios que vertieron las distintas carteras, está un aporte para un plan de desarrollo de la matriz productiva, con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo y la Agencia Francesa de Desarrollo. Algunas inversiones en obra pública y la creación de centros públicos; así como la ampliación del muelle comercial y convenios para nuevas terminales de ómnibus. De igual forma, mencionaron el otorgamiento de créditos para PyMES, algunas obras de agua y saneamiento; también subsidios para el GLP (Gas licuado del petróleo), dado que gran parte de los barrios más periféricos no cuentan con red de gas natural (8.000 personas afectadas) y recurren a garrafas, sobre todo en épocas de crudeza invernal.

A su turno, Jorge Ferraresi, habló de la construcción de “viviendas dignas”, cuando en su gestión como intendente de Avellaneda durante 11 años, es el responsable de la desidia que sufren miles de familias en los asentamientos precarios, como los de Villa Inflamable. Puso de manifiesto que se Implementarían 264.000 soluciones habitacionales en los próximos años, cuando la demanda supera las 800.000. La lucha de Guernica y la salida represiva del gobierno puso al desnudo las contradicciones de este régimen que no puede garantizar el techo a una enorme población del país cada vez más empobrecida por los distintos gobiernos burgueses; de allí que hicieran tanta demagogia en torno a la cuestión habitacional.

En su alocución, el Gobernador Gustavo Melella expuso la necesidad de prorrogar la Ley Nacional 19.640, de subrégimen de promoción industrial. La precariedad y el artificio con el que se sostiene la economía fueguina, es a partir de contar con exenciones y restricciones amortiguadas, desgravaciones fiscales e importantes incentivos para las empresas. A pesar de ello, la burguesía local aprovecha ese beneficio para sacar mayor cuota de ganancia, bajo distintas modalidades de precarización y flexibilización laboral e inflando precios y encareciendo los productos para las familias obreras fueguinas.

Un discurso presidencial mistificador del ajuste en curso

El discurso de Fernández, arguyó falazmente haber sostenido el empleo, cuando lo concreto es que arribamos a un fin de año con un cuarto de la población nacional sumida en la desocupación.

Respecto de la IFE, cancelada ante los compromisos fondomonetaristas, mencionó que “22.630 fueguinos recibieron el IFE”, algo que resulta ínfimo, considerando que hay más de 64 mil fueguinos pobres y el mismo solamente reportó poco más de $125 diarios en contraposición a la constraste suba de precios y el encarecimiento de la canasta básica.

Más adelante en su disertación, mintió categóricamente cuando expresó que no están haciendo ajustes y que se multiplica la inversión en lo social en comparación con el “presupuesto heredado”. Ante esta impostura, cabe señalar en primer lugar, que en aras de la restructuración de la deuda el gobierno optó por mantener todo el presente año el presupuesto “neoliberal” de 2019. De igual forma, lo presupuestado para 2021 plantea reducir el déficit fiscal atacando salud y educación pero destinando mayores gastos en servicios de deuda .

Luego aludió que no habrían pagado este año u$s7.000 millones en intereses a los acreedores, olvidando por completo que, en medio de las negociaciones en los momentos más críticos de la emergencia sanitaria, abonaron u$s5.000 millones y, ante el fracaso de la restructuración, le han garantizado u$s16.000 dólares extra a los grandes fondos de inversión por una quita ínfima del 2% de capital y a tasas superiores a las internacionales, así como bonos atados al dólar para resguardar a los capitalistas. Con el descalabro de toda la política económica que vienen llevando adelante, a galope de la crisis cambiaria y la fuerte emisión monetaria, la deuda siguió creciendo u$s20.000 millones más durante este año (Infobae) y la perspectiva de una devaluación en marcha, agudizan más estas contradicciones explosivas.

Finalmente, no dio definiciones concretas acerca de la ley 19.640, sino que livianamente deslizó que “Tierra del Fuego tiene que dejar de necesitar esa ley”.

En pocas palabras, fue un acto para la tribuna que poco tiene para ofrecer a los trabajadores. Por el contrario, el horizonte es de mayor profundización de ataques a las masas. La clase obrera debe dejar de lado sus ilusiones en el nacionalismo burgués y promover una alternativa política propia e independiente de aquellos que han saqueado históricamente la nación y nuestra provincia en particular, que transita una crisis que resquebraja las paredes.

Llamamos a los trabajadores a organizarse por un paro y plan de lucha nacional. No al pago de la deuda. ¡Abajo el pacto con el FMI! Impulsemos una alternativa obrera y socialista desde la región más austral del mundo.

 

También te puede interesar:

Se reunieron en la Casa Rosada para destrabar la aprobación de la zonificación minera.
La precaria recomposición de las reservas del Banco Central se apoya en la parálisis industrial.
Sobre el presunto fin de la corrida cambiaria.
Un gobierno que anda a los tumbos.
Sobre las declaraciones del presidente en la promulgación del aborto legal y la lucha que tenemos por delante.