30/07/2020

Audiencia pública frente a la saturación del sistema sanitario

Es el miércoles 5 de agosto a las 18 h convocada por Romina Del Plá y Gabriel Solano.

En las últimas semanas, las denuncias sobre la saturación de distintos hospitales y clínicas de la CABA y el Gran Buenos Aires se fueron acelerando. Desde el 1° de julio al pico registrado en estos días, los casos aumentaron un 130%, pese a lo cual los gobiernos avanzan con la flexibilización de la cuarentena. Desde esa misma fecha, los internados en terapia intensiva se duplicaron. Un relevamiento de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati), señala que la ocupación de camas en las Unidades de Terapia Intensiva de los sectores público y privado de la Ciudad alcanza el 82% . Y según otros especialistas, si se mantiene el actual ritmo de crecimiento el sistema sanitario podría colapsar en las próximas semanas, lo cual fue reconocido por el propio ministro de salud bonaerense, Daniel Gollán.

Por otra parte, desde distintos sectores de trabajadores cuestionan el número de camas de terapia intensiva que informan los gobiernos. La Asamblea de Residentes y Concurrentes de la CABA realizó un relevamiento en los 33 hospitales de la Ciudad y contabilizó 271 camas en UTI, muy lejos de las 450 que informan Larreta y Quirós. La diferencia se explica en que los gobiernos contabilizan camas que no tienen las condiciones para ser consideradas como terapia intensiva porque son reconversiones precarias de terapias intermedias, salas de cirugía y shockrooms, sin la totalidad del equipamiento y sin el personal necesario conformado por médicos/as, enfermeros/as y kinesiólogos/as terapistas.

Lo mismo ocurre en la provincia de Buenos Aires. Recientemente el hospital Posadas, el más grande de la provincia, llegó al 100% de la ocupación de la totalidad de sus camas, desde terapia intensiva hasta las de cuidados mínimos. La ampliación previa de las UTI se realizó sin la incorporación del personal necesario, por lo tanto, sobre la base de la superexplotación de los trabajadores.

A la insuficiencia de personal hay que sumarle las bajas provocadas por los contagios sufridos por el personal. Argentina tiene uno de los índices más altos del mundo en lo referido a contagios de trabajadores de la salud. Es lo que ocurre en el hospital Evita de Lanús, colapsado por la falta de personal. Fueron los propios trabajadores quienes reclamaron el cierre de ingresos a los servicios, entre ellos la terapia intensiva.

Es claro que el tándem Fernández-Larreta-Kicillof no determinó la apertura progresiva de la cuarentena por cuestiones sanitarias sino por presión de las patronales. También rechazaron tomar medidas económicas de fondo, como el no pago de la deuda externa o el impuesto a las grandes fortunas, para asistir a los trabajadores -y que puedan cumplir la cuarentena- y fortalecer el sistema de salud. El rechazo a la centralización estatal del sistema de salud tiene como consecuencia que hoy no se conozcan los recursos existentes y que tampoco se pueda brindar una atención igualitaria.

Frente a este cuadro, desde el Frente de Izquierda y el Partido Obrero llamamos a los trabajadores a intervenir. Convocamos a una audiencia pública (a través de la plataforma Zoom) para que se escuche la voz de los trabajadores de la salud y levantar los reclamos hacia el poder político. Servirá, además, como un punto de reagrupamiento frente a las luchas y reclamos en curso. El miércoles 5 de agosto a las 18h. Te esperamos.