18/12/2020
Ocupados y desocupados

El clasismo se movilizó en defensa del salario, las jubilaciones y por trabajo genuino

Una gran tribuna de lucha.

Fotos: Ojo Obrero Fotografía - Willy Monea, Fede Imas - Andrés - Juan Cruz

Este viernes 18 se llevó a cabo una importante movilización desde el Obelisco hasta el Congreso en defensa de las jubilaciones y del salario, por paritarias libres, contra el impuesto a las ganancias en los sueldos, por un seguro al desocupado de $30 mil y trabajo genuino, y por el triunfo de todas las luchas, entre otros puntos. La acción formó parte de una jornada que se extendió por todo el país, desde Misiones hasta Tierra del Fuego.

En la calurosa tarde porteña se movilizaron el Sutna (Neumático); la AGD-UBA; los Sutebas combativos (docentes) de Ensenada, Tigre, La Matanza, y Escobar; Ademys (docentes de Capital); el Polo Obrero y otros movimientos piqueteros de lucha; el Plenario de Trabajadores Jubilados; trabajadores del Inti, del Hospital Garrahan, ferroviarios, telefónicos, del subte, judiciales, repartidores, de prensa, de la plástica Bed Time (ex Sealy); entre muchísimos otros.

En el Congreso, se dio lectura a un documento común que denuncia que “desde el comienzo de la pandemia las patronales han aprovechado la emergencia sanitaria para avanzar sobre las conquistas de los trabajadores en la mayor parte del movimiento obrero. Esto mientras el FMI reclama reformas estructurales contra la clase obrera”. También cuestiona el “nuevo intento de condenar a los jubilados a la pobreza”, con una nueva ley de movilidad que divorcia las jubilaciones de la inflación y la evolución de los salarios, «atándolas a la recaudación que está en caída libre”. Reclama el 82% móvil y “una fórmula que garantice su protección ante todo el proceso inflacionario”.

El documento contrasta la lucha de los trabajadores por protocolos de seguridad e higiene y en defensa de las condiciones de trabajo, con la actitud de la burocracia sindical, que posibilitó rebajas salariales a partir de un acuerdo con la Unión Industrial y el gobierno, y que suscribió paritarias de miseria.

Entre las luchas, hace una referencia a la gran huelga que llevan adelante los aceiteros. También se pronuncia contra la represión y reclama la absolución y desprocesamiento de César Arakaki, Daniel Ruiz y Sebastián Romero, perseguidos por luchar contra la reforma jubilatoria del macrismo en 2017.

Alejandro Crespo, secretario general del Sutna, señaló a Prensa Obrera que “hemos venido con muchos sindicatos de lucha, clasistas, que han venido a decir lo que tendrían que decir las centrales sindicales: la situación gravísima que se está viviendo en el movimiento obrero”. Se refirió a la miseria de las jubilaciones, al impuesto a las ganancias que carcome los aumentos salariales, y el aumento de los despidos.

Romina Del Plá, secretaria general del Suteba Matanza, presente también en la marcha, recordó que “hoy es el aniversario de aquella gran movilización contra la reforma jubilatoria del macrismo [en 2017]. Ganamos la calle nuevamente, frente a un nuevo gobierno que se apresta a desenvolver el mismo saqueo contra los jubilados”. El 29 de diciembre, la Cámara de Diputados aprobaría la eliminación de la movilidad jubilatoria que ya tiene media sanción del Senado.

Néstor Pitrola, dirigente del PO, subrayó que “salimos a reclamar terminar con el ajuste del FMI que apoyan todos los que nos gobernaron en las últimas décadas, tanto el gobierno como la oposición de la derecha. Y también a reclamar la ruptura de las centrales y los sindicatos de ese pacto nefasto con la Unión Industrial y el gobierno que es un pacto social no escrito de entrega de todo el movimiento obrero”. Al mismo tiempo, demandó un paro nacional y un plan de lucha.

Ileana Celotto, secretaria general de la AGD-UBA, explicó que “reunir a las diferentes luchas que hemos venido peleando es fundamental”. Y, respecto a la docencia universitaria, denunció que “nos dieron un 7% que no es un aumento sino que es un ajuste”. Igualmente, criticó “la precarización laboral en la cual nos han sumergido aprovechando la pandemia, haciéndonos cargo a nosotros de todos los gastos por la conexión virtual que hemos tenido durante el cuatrimestre. Así que estamos aquí señalando la importancia de un plan de lucha y por supuesto planteando un programa de salida de conjunto para que la crisis no la paguemos los trabajadores”.

Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, destacó que “en vísperas de un nuevo aniversario del Argentinazo, estamos en las calles uniendo ocupados y desocupados en una acción imprescindible frente a lo que es la capitulación de las centrales obreras”.

Amanda Martín, de Ademys, indicó que “los docentes venimos perdiendo al menos un 15% respecto a la inflación de este año. Esta convocatoria pone de relieve la inflación creciente, la desvalorización del salario, y la necesidad de una reapertura de paritarias. Por eso una acción de conjunto de la clase obrera nos parece muy importante para poder intervenir en la crisis desde un campo de independencia política”.

Alejandro Lipcovich, delegado del Hospital Garrahan, cuya Junta Interna votó adherir a la convocatoria, comentó a Prensa Obrera que «nos han aplicado un ‘aumento’ del 7% (o sea, una rebaja salarial durante 2020). Al personal de salud, que atravesó la pandemia en las peores condiciones de trabajo. Pero estamos de pie. Ya hemos desarrollado un paro en el día de ayer, el más importante en muchísimos años, y mañana [sábado 19] también vamos a volver a parar. Estamos en este plan de lucha hasta conquistar el 50% de aumento salarial, el inicial igual a la canasta familiar, un régimen especial de insalubridad y una cantidad de reivindicaciones pendientes”.

Daniel Luna, de la Junta Interna de ATE-INTI, explicó que “el Estado va a a un ataque sin precedentes contra los trabajadores. En particular, en los gremios estatales, han cerrado una paritaria miserable para todo el 2020 del 7% y han cerrado también para el año que viene una paritaria del 18% en tres cuotas cuando se prevé una inflación general por arriba del 40%. Evidentemente los que estamos pagando la crisis somos los trabajadores”.

Jorge Hospital, de la Agrupación Causa Ferroviaria Mariano Ferreyra – Lista Gris, se refirió también a la miserable paritaria de su sector, que del mismo modo fue del 7%. “Venimos a poner en pie una referencia del movimiento obrero frente al ataque brutal que sufren los trabajadores”, resumió.

Una de las grandes luchas presentes en la movilización fue la de los trabajadores de Gri Calviño, metalúrgica ubicada en la zona sur del gran Buenos Aires. Allí, la patronal impuso un lock-out a mediados de septiembre y despidió a 66 obreros, los que debió reincorporar hace algunos días ante la tenacidad de los compañeros. Sin embargo, debido a la firma de la UOM, se introdujeron cláusulas de flexibilización laboral en el acuerdo de fin del conflicto.

“Después de estar con el acampe pacífico en la puerta de la fábrica reclamando la reincorporación de los trabajadores, lamentablemente tuvimos un revés de parte del sindicato que decidió firmar de forma inconsulta”, explicó a Prensa Obrera el delegado Jesús Sánchez.

   

También te puede interesar:

El 29 a la calle para garantizar la aprobación del aborto legal. Escribe Eduardo Salas.
Fue en el marco de la conciliación obligatoria dictada cerca de la medianoche, luego de una jornada de cese de actividades.
La clase obrera y la marea verde tienen grandes desafíos por delante.
Movilizó el Polo Obrero, ceramistas, municipales, docentes, trabajadores de la salud, estatales y de Ados.