28/04/2021

Histórica confluencia de la “Unidad Piquetera”, el “Plenario Sindical Combativo” y los conflictos

Con un importante acto se rechazó esta nueva entregada del salario mínimo por parte de las burocracias sindicales.

Foto: Juan Diez @ojoobrerofotografía

Mientras el gobierno de los Fernández cumplía un punto central que dicta la agenda del FMI, que es seguir reventando los salarios con la complicidad de las centrales sindicales y el apoyo de todos los sectores patronales, el clasismo reunido en el Plenario Sindical Combativo, diferentes luchas obreras y decenas de organizaciones piqueteras hicieron tronar el grito de rechazo a esta entrega salarial, en defensa de una salario mínimo de $60 mil pesos en camino de alcanzar la canasta familiar que hoy supera los $90 mil, y para la jubilación que por ley es el 82% del salario mínimo y que con $60.000 se iría a $50.000. Más de 30 oradores pusieron de manifiesto a través de sus palabras, las luchas, las reivindicaciones, y el enfrentamiento cotidiano que miles de trabajadores desenvuelven contra la ofensiva del gobierno y las patronales hacia el salario, los puestos y condiciones de trabajo en cada lugar, así como la pelea por el trabajo y la subsistencia elemental en un cuadro de aumento de la pobreza y la desocupación.

La jornada de lucha comenzó con una radio abierta organizada por el Plenario del Sindicalismo Combativo que reúne a las organizaciones sindicales recuperadas, comisiones internas y agrupaciones combativas, en las puertas del Ministerio de Trabajo, donde intervinieron trabajadores en lucha como los portuarios que enfrentan la tercerización, obreros de Just, los tercerizados de MCM del ferrocarril Roca, del Bingo de Pilar, de la cooperativa Madygraf, de enfermería de CABA, así como miembros de la comisión interna del Hospital Italiano, del Suteba Tigre, entre otros. También tomaron la palabra en esta instancia dirigentes de la mesa del PSC como Ileana Celotto, secretaria general de AGD-UBA, Alfonso Villalobos de la comisión directiva del Sipreba (sindicato de prensa de Buenos Aires), y Christian Paletti de la minoría del Subte.

El clasismo, las luchas y la unidad piquetera: un acto con peso propio

Luego se produjo la confluencia con la Unidad Piquetera que venía marchando desde la avenida 9 de Julio respetando medidas de distanciamiento, compuesta por decenas de organizaciones piqueteras, realizando junto al Plenario del Sindicalismo Combativo un acto unitario que no tiene precedentes en el último tiempo, por la cantidad de organizaciones que logró reunir, y que ha conformado un verdadero laboratorio de la lucha de clases en Argentina.

El acto lo abrió Alejandro Crespo, secretario general del Sutna, que movilizó un concurrido bloque de trabajadores y dirigentes del neumático que vienen de conquistar un 54% de aumento salarial, y lo cerraron Romina Del Plá, secretaria general del Suteba Matanza; Guillermo Paganini de CICOP, y Mónica Schlotthauer de la  Unión Ferroviaria de Haedo. Tres destacadas luchas también tomaron la palabra como la Clínica San Andrés que está ocupada contra el cierre hace más de un mes, del Hospital Larcade y de Arrebeef. Las organizaciones piqueteras también hablaron, entre ellos Jeremías Cantero del Polo Obrero.

 

Entre las organizaciones presentes también hay que destacar a la AGD-UBA, los Suteba combativos, Ademys que vienen de paros de importancia contra la presencialidad en el marco de la segunda ola; comisiones internas gráficas, de hospitales, del Subte, las agrupaciones opositoras del gremio telefónico, ferroviarios, estatales.

Por parte de las organizaciones piqueteras, participó el Frente de Lucha Piquetero, junto a otras organizaciones que se han sumado a esta jornada, como Barrios de Pie, Teresa Vive, el FOL, entre otras.

Esta confluencia de sindicatos recuperados con las organizaciones piqueteras que luchan ha sido el producto de la defensa consecuente del frente único dentro del Plenario del Sindicalismo Combativo, así como de la acción de las organizaciones piqueteras que integran el PSC como el Polo Obrero y el MTR al interior de la “unidad piquetera”. La acción divisionista impulsada por el MAC-PTS y acompañada por MST-ANCLA, intentando separar las luchas del momento de los sindicatos combativos y las organizaciones piqueteras que luchan cotidianamente, es un rumbo de autoconstrucción de estas corrientes, que no abona en la defensa y el desarrollo de un campo de independencia política en el movimiento obrero.

 

Un Salario Mínimo de miseria con el sello del gobierno, las patronales, la CGT y la UIA

Finalmente se “reunió” virtualmente, el Consejo del Salario, con participación de funcionarios del gobierno de Alberto Ferńandez, con Santiago Cafiero, y los ministros Moroni y Arroyo. Por parte del sector patronal estuvieron representantes de la UIA, la Sociedad Rural y la Federación Agraria, la Asociación de Bancos, las Cámaras de Comercio y de la Construcción, entre otras. Por parte de la burocracia sindical, pusieron las huellas digitales en esta entregada del salario desde Daer y Acuña de la cúpula de la CGT, junto a Caló y Cavalieri que vienen de sendos acuerdos salariales a la baja en la UOM y comercio, respectivamente, hasta Gerardo “Batallón 601” Martínez y Hugo Yasky de la CTA, entre otros.

El acuerdo inconsulto, y sin ningún mandato, que han firmado estos dirigentes sindicales mantendrá durante el próximo año al Salario Mínimo Vital y Móvil siempre por debajo de la línea de indigencia, llegando en Febrero de 2022 a $29.160. El aumento del 35% será en 7 cómodas cuotas, partiendo de un 9% retroactivo a abril, que colocará ahora el salario mínimo en $23.544 quedando más de 2 mil pesos por debajo de la línea de indigencia, y correrá a esta canasta básica de alimentos siempre desde atrás, teniendo en cuenta las cuotas que siguen y el ritmo real de la inflación, que anualmente superará el 50% según se estima.

Esta entrega salarial afectará no solo a trabajadores en blanco marcando un piso muy bajo, sino que es referencia para todos los trabajadores en negro cuyos salarios están por debajo de los registrados, así como a las jubilaciones que vienen perdiendo frente a la inflación y a quienes cobran programas sociales que hoy rondan los $10 mil pesos. Cuando la segunda ola de contagios de Covid-19 golpea fuerte, el gobierno “garantiza” ingresos de miseria a varias bandas con este repudiable Consejo del Salario.

Las cúpulas de las centrales anunciaron previo a la reunión que pedirían un 40%, es decir muy por debajo de la inflación prevista, sin convocar ninguna acción de lucha, para firmar este 35% en cuotas que contrasta brutalmente con la reciente paritaria del Sutna clasista y antiburocrático que, como dicen algunos medios, destrozó el techo salarial del gobierno alcanzando un 54% de aumento salarial con una cláusula que asegura unos 5 puntos por encima de la inflación. Lo mismo que la histórica huelga de la salud de Neuquén, la gran lucha salarial del momento contra las paritarias de hambre.

 

Un camino de lucha para quebrar el plan antiobrero

Esta jornada de lucha contra la entregada histórica de un salario mínimo condenado a la miseria muestra una perspectiva a todo el movimiento obrero, que tiene por delante el desafío de quebrar este plan de ajuste que los Fernández y el FMI, con el aval de la oposición macrista y todas las patronales, y la complicidad de la burocracia sindical le quieren imponer a los trabajadores de este país.