07/05/2021

Los auxiliares de portería de CABA vamos al plenario educativo

Tribuna Municipal Educación

Con la docencia de CABA en pie de lucha frente al ataque de Larreta y el fallo de la Corte Suprema a favor de las clases presenciales en plena segunda ola de contagios. Mientras la juventud de los barrios se moviliza a los Ministerios de educación de Nación y Caba, con piquetes en los barrios de familiares, estudiantes y docentes exigiendo computadoras y wifi para una virtualidad sostenida. Los trabajadores auxiliares de portería tenemos que poner en pie una alternativa propia. Por eso participemos todos del plenario educativo.

Este sábado 8/5 a las 15hs se realizará el plenario educativo de CABA convocado por Tribuna Docente, Tribuna Municipal-Educación, la Juventud del Polo Obrero y la UJS. El mismo contará con la presencia de la secretaria gremial de Ademys,Amanda Martin, la presidenta del CENBA, Tatiana Fernández Martí, la dirigente de la Juventud del Polo Obrero Gianna y el dirigente del PO y legislador de CABA (MC) Gabriel Solano.

Los trabajadores de los colegios porteños nos vemos cada vez en una situación más compleja. Contra todo pronóstico sanitario, el Gobierno de la Ciudad insiste en sostener abiertos los colegios exponiéndonos a los contagios. El fallo de la Corte Suprema no hace otra cosa que condecorar esta orientación patronal y criminal contra nuestras condiciones de vida. El aumento récord de los contagios y particularmente sobre en los niños más pequeños pone de manifiesto la inviabilidad de los protocolos planteados para mantener las clases presenciales.

Desde la vuelta a la presencialidad en CABA hemos tenido cientos de trabajadores de la educación contagiados y casi una docena de lamentables fallecimientos. Lejos estamos de que el conjunto de los trabajadores de la educación porteños estemos vacunados mientras el sistema de salud se encuentra totalmente colapsado.

En diversas oportunidades hemos denunciado que la precarización laboral es total de forma tal de generar el mejor pavimento para los contagios ya que no contamos con elementos suficientes para limpiar, desinfectar e higienizar los establecimientos educativos. Tampoco contamos con el equipo adecuado para protegernos de la exposición al virus.
Por otro lado, merece también una reflexión el rol del gobierno nacional de Alberto Fernández que no plantea medidas que resuelvan las decisiones de Acuña. No garantizan que se lleven adelante sus propias iniciativas que han sacado con un costo fiscal igual a cero ya que no han garantizado ni computadoras ni conexión para desarrollar las clases virtuales.

El problema no se restringe a que no han propuesto otra medida de fondo para frenar el avance del virus sino que incluso han colaborado para mantener los colegios abiertos. Fue el propio Ministro de Educación Nacional Nicolás Trotta y el Consejo Federal de Educación (CFE) quienes eliminaron los semáforos epidemiológicos dejando en manos de cada jurisdicción y de su libre arbitrio la decisión de la modalidad que adoptaría la educación desfinanciada y vaciada per se.

Tanto Sutecba como Ate no plantean ninguna convocatoria que nos permitan organizarnos para que no seamos nosotros quienes paguemos el costo de esta crisis. La complicidad de ambos con los distintos gobiernos resulta criminal ya que no solo nos condenan a salarios de miseria para mantener a nuestras familias, sino que la exposición a la que estamos sometidos pone en peligro nuestras vidas.
Por eso proponemos que los auxiliares de portería nos sumemos a discutir cómo organizarnos por nuestras reivindicaciones.
Reclamamos el pago inmediato de un plus por tarea esencial no menor a 15 mil pesos y la compensación con URSES a todos los trabajadores administrativos que pagan de su bolsillo el internet y las herramientas tecnológicas para trabajar desde su casa, hace más de un año.
Necesitamos frenar este ataque de inmediato, llamamos a canalizar la bronca acumulada en la organización.
Asambleas de auxiliares en todos los distritos, sin distinción gremial.
Paremos junto a los docentes, por un paro de 48 horas y un plan de lucha.
Abajo la política “bolsonarista” de Larreta y Acuña.
Por la vacunación masiva de todos los trabajadores del Ministerio de Educación.