02/09/2020

UBA: el PTS otra vez al margen del movimiento estudiantil y los centros que luchan

La importancia de que la izquierda pelee en unidad en la Universidad.

El 23 de agosto se reunió por primera vez en el año la junta representativa de la FUBA, que integra a las presidencias de los 13 centros de estudiantes de la UBA, donde se votó la suspensión de las elecciones universitarias de este año.

La representación de los 2 centros que la UJS conduce en la UBA, Veterinaria y Farmacia y Bioquímica, votaron en esa orientación. Es impensado pretender desenvolver cualquier tipo de proceso electoral en un contexto donde, a la fecha, las facultades en su conjunto se encuentran con las puertas cerradas hasta nuevo aviso y los contagios diarios ya superan los 11 mil, con alzas constantes en el AMBA. Esto suscitó una publicación de lxs compañerxs del PTS, que nos parece importante tomar para dar un debate franco.

Otra Federación

Sin embargo, llevamos a la reunión de la FUBA una posición de lucha. Denunciamos que la representativa de la FUBA se reúne recién a fines de agosto solo para discutir la suspensión de las elecciones, cuando en la Universidad este cuatrimestre atraviesa una cifra récord de deserción y precarización laboral docente. Miles de estudiantes se han quedado al margen de la cursada sin que la FUBA convoque absolutamente a nada. Esto contrasta profundamente con la FUBA que tuvo a la UJS en la presidencia, que a esta altura del año pasado ya había armado asambleas por el aborto legal, un Congreso Extraordinario en todas las facultades y participado en todas las instancias de lucha de la clase obrera, como los paros del 30 de abril y el 29 de mayo.

A su vez, marcamos que la FUBA y los centros se movilicen por Facundo Castro y se pronuncien a favor de la renuncia de Sergio Berni. Esto fue rechazado no solamente por los centros dirigidos por el rectorado (Franja Morada y PJ) sino también por el kirchnerismo, que hizo silencio frente a cualquier planteo de lucha contra la represión. Lxs estudiantes necesitamos otra federación.

¿Para quién juega el PTS?

Lo que nos ha sorprendido (o no tanto) es el ataque del PTS, que ha salido a denunciar la suspensión de las elecciones. Pero para plantearlo no se pone de acuerdo ni consigo mismo. “No están las condiciones dadas para ir a elecciones de forma presencial en este momento donde hay récord de contagios”, dice la nota de La Izquierda Diario. Entonces, ¿en qué quedamos? ¿el PTS, acaso, propone algo así como una elección virtual? Como se observa, la crítica no tiene sentido.

A su vez, tampoco es coherente que el PTS diga eso cuando, hace un mes, en la Universidad Nacional del General Sarmiento, el consejero superior del PTS junto con el de la UJS, votamos a favor de la suspensión de las elecciones, por los mismos motivos que recientemente se suspendieron en la universidad ¿En la UNGS sí pero en la UBA no? ¿Es un viraje frente a un mismo criterio, o el PTS necesita destacar en un terreno donde no interviene como lo es la FUBA?

Que el PTS busque asociar, a su vez, a la UJS con el kirchnerismo es muy llamativo, cuando hasta hace una semana esta corriente no quería levantar la consigna “Fuera Berni” en el reclamo por Justicia por Facundo, porque consideraba ir a un choque con la base militante del gobierno. Y no casualmente tiene dirigentes nacionales que dicen que la reestructuración de la deuda fue un “córner” a favor, o que no son capaces ni siquiera de nombrar a Alberto Fernández.

Liquidacionismo del movimiento estudiantil

El PTS históricamente hace esto en la UBA, porque tiene una política de liquidar al movimiento estudiantil y atacar a los centros de estudiantes que luchan, como se ha mostrado en la primera parte del año. Es propio de una corriente que no tiene un programa para la universidad y está al margen de todo proceso de lucha librado al interior del movimiento estudiantil.

Por eso busca igualar al Centro de Estudiantes de Veterinaria (CEV) que viene de realizar 4 asambleas estudiantiles virtuales, o al Centro de Estudiantes de Farmacia y Bioquímica (CEFyB), que viene de convocar enormes reuniones abiertas con docentes y estudiantes y poner en pie 3 comisiones estudiantiles de lucha, con los centros de la gestión y el gobierno.

Por eso no hace una distinción entre la anterior conducción de la FUBA del argentinazo, con la actual FUBA de Estado, que se junta con Alberto Fernández y el rector Barbieri para hablar del #OrgulloUBA que les genera los miles de docentes adhonorem, las decenas de miles de estudiantes que desertaron este año y el recorte monumental del presupuesto universitario.

El PTS se acuerda tarde de luchar

El PTS se enteró (o decidió enterarse) en agosto que en la UBA desde que comenzó el año hay deserción, recorte del salario docente e innumerables pérdidas de derechos estudiantiles. Y ahora viene a hablar de estas problemáticas como nuevas para el movimiento estudiantil, acusando a la UJS como responsable, cuando ha sido la única corriente que desde el minuto cero, 6 meses atrás, viene impulsando la unidad docente-estudiantil independiente y las luchas de la juventud en la universidad.

Corresponde, por lo tanto, hacer una línea cronológica en cada facultad para desenmascarar tal atropello: junto con la AGD-UBA, hemos impulsado los apagones docentes, organizándonos en todos lados para que nadie se quede afuera, peleando por becas, por la regularidad, por evaluaciones que no sean un calvario para estudiantes y docentes. Hemos forzado, en Filosofía y Letras, junto con el descontento estudiantil que se respete la promoción directa. Hemos organizado al estudiantado en asambleas, reuniones abiertas en Farmacia y Bioquímica y Veterinaria. Peleamos con todo un sector del movimiento estudiantil para que se arme la intercarreras en Filo, y lamentamos mucho que el PTS haya traído solamente 5 compañerxs. Hemos forzado asambleas del centro por intervención propia en Exactas y Filosofía y Letras. En Medicina, pese a la inmovilidad de Nuevo Espacio y el CECiM, convocamos una asamblea estudiantil y el PTS no vino. En derecho les propusimos una intervención común y ni nos contestaron, y así sucesivamente en las pocas facultades donde existen. Conviene, antes de hablar, relevar los hechos, en lugar de inflar números de actividades propias.

El PTS no se sumó nunca a la construcción por una FUBA independiente de las agrupaciones del Estado y que luche. Reemplazan la lucha por las direcciones obreras y estudiantiles en pos de la autoconstrucción y la autoproclamación.

Cuando el PTS nos habla de la FUBA, la respuesta es que obviamente nos da orgullo, haber sido la conducción durante 18 años de una Federación que surgió de la juventud del argentinazo, la que cortó el Puente Pueyrredón, que apoyó luchas obreras como la lucha de McDonalds, que estuvo a la cabeza la lucha por la democratización en 2006, que se puso al frente de la organización del estudiantazo del 2010. Es la FUBA de Mariano Ferreyra, que se plantó junto al sindicalismo combativo, que peleó contra el Presupuesto 0 (cero) de Macri, que se puso al frente de la lucha contra la reforma laboral y previsional en diciembre del 2017, que estuvo junto a la juventud que pintó las calles de verde en el 2018 y que se movilizó en todo el país en defensa de la Universidad.

Hay trayectorias de lucha estudiantil que conviene no atacar. Hacerlo los pone de un lado bastante amargo de la historia.

Pongamos al movimiento estudiantil de pie

De todos modos, aun tarde, celebramos que las organizaciones luchen. Entendemos, en ese sentido, que las organizaciones que verdaderamente tienen que trazar una perspectiva de independencia política no deben caer en el faccionalismo, sino en el frente único. Por eso proponemos un punto común de acción, que consista en organizar asambleas virtuales en todos los lugares de estudio, discutir una perspectiva de lucha en cada facultad con sus problemas particulares y un programa de conjunto. Proponemos una campaña de lucha contra el presupuesto 2021 del FMI, contra la precarización docente y la deserción estudiantil. Vemos que hay elementos para estar de acuerdo, la lucha común es el camino.

 

En esta nota