01/05/2021
Día del Trabajador

Gran acto del Frente de Izquierda – Unidad por el 1° de Mayo

Más de 10.000 trabajadores se conectaron de manera directa para seguir la transmisión en vivo.

El acto del Frente de Izquierda – Unidad este 1° de Mayo, convocado de manera virtual con las consignas «Ante el ajuste y la catástrofe sanitaria, que la crisis la paguen los capitalistas, por una salida obrera y socialista», concentró una audiencia de más de 10.000 trabajadores de todo el país que se conectaron de manera directa para seguir la transmisión en vivo del evento.

En piquetes, ocupaciones y hospitales en lucha se filmaron saludos a este acto en el Día Internacional de los Trabajadores. Desde la Clínica San Andrés en Tres de Febrero hasta la huelga histórica de la salud en Neuquén, pasando por enfermeras y médicos de distintos puntos, los vitivinícolas mendocinos y los obreros del cítrico en Tucumán, los tercerizados ferroviarios y los luchadores contra la megaminería en Andalgalá recientemente liberados por la movilización popular, le dieron un gran marco combativo a la jornada.

La mujer trabajadora

Romina Del Plá, secretaria general de Suteba Matanza y dirigente del Partido Obrero y el Plenario de Trabajadoras, abrió el acto denunciando que la segunda ola mostró la incompatibilidad del capitalismo con la salud y vida de la población trabajadora. Destacó la heroica huelga de la salud de Neuquén, que se impuso al gobierno y contra la burocracia sindical. Reivindicó la conquista del aborto legal y señaló que la lucha sigue para que se haga efectiva su implementación, que se dicte educación sexual, y por la separación de las iglesias del Estado. Enfatizó la vigencia que conserva en esta crisis el programa del Frente de Izquierda, como una salida para los trabajadores.

Mercedes Trimarchi, referente de Isadora e Izquierda Socialista, saludó especialmente a las mujeres trabajadoras de la salud que están en la primera línea de batalla contra el coronavirus, las docentes que enfrentan el intento de imponerles la presencialidad a toda costa; y concluyó afirmando que no hay emancipación posible si no es dando paso a otro sistema sin explotación ni opresión.

Vilma Ripoll, de Juntas y a la Izquierda y el MST, subrayó que la pandemia agravó la doble carga que pesa sobre la mujer trabajadora por la realización de las tareas domésticas no remuneradas. Reafirmó la pelea por la igualdad salarial y contra los abusos laborales, y por presupuesto de emergencia para combatir la violencia de género.

Miryam Bregman, dirigente de Pan y Rosas y el PTS, polemizó con los dichos de Alberto Fernández tras la sanción de la IVE y dijo que el patriarcado no se cae por ley, y también refutó el planteo kirchnerista de una reforma feminista de la Justicia porque sostienen el carácter de clase y patriarcal de la institución. Señaló que las mujeres están a la cabeza de las luchas como en Neuquén, las vitivinícolas de Mendoza y las del cítrico de Tucumán.

Las voz de los luchadores

Mariana Scayuola, secretaria general de Ademys y dirigente de IS, puntualizó en los paros que viene llevando adelante la docencia porteña contra el gobierno de Larreta, que defiende el negocio de la educación privada y busca garantizar las ganancias de las patronales por sobre la salud de la comunidad educativa; al igual que Kicillof que mantiene la presencialidad en el interior bonaerense. Denunció lo grave de que en este cuadro Ctera no llame al paro.

Marcos Campos, del MAC-PTS, desde el Hospital Castro Rendon de Neuquén, reivindicó que «los elefantes» vienen de un triunfo histórico gracias a la huelga, los piquetes y a puebladas que expresaron el apoyo de la comunidad. Agregó que es parte de una pelea contra el congelamiento salarial, la carencia de elementos de seguridad e higiene, la situación de los contratados, por la cual en todo el país salen a la calle los trabajadores de la salud.

Eduardo «Chiquito» Belliboni, dirigente del Polo Obrero y del Partido Obrero, destacó que el movimiento piquetero marca una agenda de lucha inclaudicable por la independencia política de las organizaciones obreras, de todos los gobiernos sean de derecha o de centroizquierda, porque todos pactan con el FMI. Remarcó la importancia de la unidad de ocupados y desocupados, y de que la izquierda plantee un programa salida a esta crisis que está en los genes del capital, por un gobierno de trabajadores.

Andrea Ramírez, de ALE (asociación gremial de licenciados en enfermería) y ANCLA-MST, explicó el proceso que se desarrolla en la Ciudad de Buenos Aires, donde están construyendo un sindicato independiente y combativo junto al activismo que en 2020 realizó paros, acampes, festivales y cortes, todas acciones autoconvocadas. Exigió la centralización de la salud bajo control de los trabajadores.

El sindicalismo combativo y clasista

Alejandro Crespo, secretario general del Sutna y dirigente de la Coordinadora Sindical Clasista y el PO, planteó que la pandemia es utilizada por las patronales para avanzar sobre los derechos de los trabajadores, con rebajas salariales y flexibilizando los convenios colectivos. Señaló que se topan con resistencia allí donde está el clasismo y un activismo antiburocrático, porque la burocracia sindical entrega todas las conquistas y hasta pacta abiertamente con las patronales y el gobierno. Reivindicó la importancia de la organización, como se expresó en la paritaria del neumático que consiguió un 54% de aumento y una cláusula que asegura 5 puntos sobre la inflación, y valoró en ese sentido las acciones del Plenario del Sindicalismo Combativo.

Rubén «Pollo» Sobrero, secretario general de la Unión Ferroviaria de Haedo y dirigente de Izquierda Socialista, retomó la denuncia a la burocracia sindical, que aceptó un aumento del salario mínimo en siete cuotas, que no llega a la canasta de indigencia. Planteó la necesidad de construir una nueva dirección sindical y también política, postulando una alternativa propia de los trabajadores.

Luana Simioni, delegada de ATE Ioma y dirigente del MAC-PTS, repasó los numerosos conflictos que recorren el país y afirmó la necesidad de agruparse como una misma clase a nivel nacional, para exigir a la burocracia que convoque a un paro nacional y plan de lucha por el conjunto de las demandas de los trabajadores.

Guillermo Pacagnini, secretario general de Cicop y dirigente de ANCLA-MST, reiteró que este Día del Trabajador nos encuentra luchando en todo el país, protagonizando rebeliones contra la burocracia, y también señaló la necesidad de unir todas las peleas en un gran plan de lucha nacional, lo cual sería dar pasos importantes hacia la construcción de una nueva dirección.

Los principales referentes políticos del FIT-U

Celeste Fierro, referente del MST, planteó que en estos momentos los capitalistas quieren que la crisis la paguemos los trabajadores, pero agregó que ante ello se desarrollan luchas, resistencias y rebeliones populares en todo el mundo aún en medio de la pandemia. En Argentina, puntualizó, suben los contagios, los precios y la pobreza, y ante eso reivindicó la movilización del Plenario del Sindicalismo Combativo como un canal. Cuestionó que más allá de sus choques, ni el gobierno ni la oposición patronal quieren tocar los intereses de los ricos, y que ambos mantienen las misma estructura económica y financiera, el extractivismo y las mismas empresas, y siguen las relaciones con el FMI. También propuso «un método democrático de dirimir candidaturas» dentro del FITU, sin mayores precisiones.

Juan Carlos Giordano, dirigente de Izquierda Socialista, detalló que las masas del mundo ven cómo el sistema capitalista solo puede ofrecer pandemia, miseria, desigualdad social y destrucción ambiental. Denunció que el sistema generó la pandemia y ahora impide la inmunización de la población por el negocio de las farmacéuticas, lo cual realza la consigna de la liberación de las patentes para poner el aparato productivo en función de la fabricación de las dosis necesarias; y cuestionó que Alberto Fernández pregona un «capitalismo productivo» y un Estado presente pero no hace nada para evitar que se lleven las vacunas al exterior. A su vez, desde que asumió pagó 6.800 millones de dólares de deuda externa y reconoció los 50.000 millones de dólares que le dio a Macri el FMI.

Gabriel Solano, del Partido Obrero, sostuvo que la pandemia es un producto de la descomposición capitalista. Explicó que la propia ciencia se ve condicionada por el capital: el rápido desarrollo de la vacuna muestra el avance de las fuerzas productivas y el conocimiento científico, pero que ello es apropiado por un puñado de países imperialistas que favorecen el negocio de los monopolios farmacéuticos. Enfatizó que en medio de grandes crisis políticas y de choques en el escenario internacional, más que nunca importa la construcción de campos independencia de clase y de partidos revolucionarios para intervenir en los procesos de movilización popular que se desenvuelven en Estados Unidos y América Latina, los cuales pretenden ser contenidos por el imperialismo. Afirmó que el empobrecimiento de las masas en Argentina es responsabilidad de todos los que gobernaron las últimas décadas, y que el gobierno de Alberto Fernández está condicionado por los intereses de los grandes capitalistas. Concluyó planteando que este cuadro plantea dos desafíos al FIT: participar e impulsar todas las luchas, y los frentes únicos como el Plenario del Sindicalismo Combativo y el Frente de Lucha Piquetero; y a su vez desarrollar un fuerte bloque obrero y socialista inserto en las masas del país, para lo cual formuló la propuesta de realizar un congreso de Frente de Izquierda para discutir esta situación, definir un programa y un plan de acción para oponer a la bancarrota capitalista la perspectiva de la revolución socialista y el gobierno de los trabajadores.

Nicolás Del Caño, referente del PTS, también planteó que Juntos por el Cambio y el Frente de Todos demostraron que defienden los intereses de capitalistas sobre la población, y que unos y otros respaldan los negocios de los grandes laboratorios, sean de Pfizer o de Sigman. Valoró que los trabajadores están desarrollando una experiencia con el gobierno de Alberto Fernández, al que muchos votaron para sacar a Macri, pero en este tiempo empeoró su situación. Sostuvo que las demandas de los trabajadores son opuestas a la buena letra que hace el gobierno con el FMI. También subrayó que estas luchas tienen un potencial para poner en pie nuevas instituciones de la clase trabajadora, como muestran las autoconvocatorias contra la tregua y la traición de las burocracias sindicales. Por último, concluyó afirmando que la pandemia demostró que la única clase esencial es la clase obrera, y que en sus luchas está la fuerza para termia con este régimen de saqueo y catástrofes.

Hicieron llegar al Partido Obrero su saludo referentes de organizaciones políticas y de lucha de distintas partes del mundo, dando el marco de un gran acto internacionalista. Speak Out Now y el Comité de Frente Único por un Partido Laborista, de Estados Unidos; Política Revolucionaria y la Agrupación Tribuna Clasista, de Brasil; Juventud Obrera de Costa Rica; la Agrupación León Trotsky de Uruguay; la Agrupación Vilcapaza de Perú; Fuerza 18 de Octubre de Chile, Grupo de Acción Revolucionaria de México y La Chispa de Francia; enviaron videos expresando su adhesión. También hicieron lo propio trabajadores de reparto y de plataformas de seis países.

Como no podía ser de otra forma, el acto cerró con un video de artistas interpretando el himno internacional de los trabajadores. Así concluyó una extraordinaria tribuna de lucha montada por el Frente de Izquierda – Unidad en este Día Internacional de los Trabajadores.

En esta nota