17/12/2020
Editorial

El clasismo gana la calle

Todos el 18, del Obelisco a Congreso. Y en todo el país. El 22 con el Frente de Izquierda.

Ojo Obrero Fotografía

Pocas veces en un diciembre se han reunido tantos agravios a todos y cada uno de los sectores de los trabajadores. Y hay luchas que expresan distintos reclamos, pero como pocas veces, ante semejante tensión social, carecemos de una respuesta de conjunto de todos los explotados. Pues bien, la movilización convocada a partir del plenario realizado en Pilar el sábado 12, organizado por el Sutna (neumático), ofrece un canal para el activismo y las luchas en curso, de manera de poner en la calle todos los reclamos. Y también para desplegar un planteo de conjunto, desde las organizaciones obreras de ocupados y desocupados, ante el gobierno, ante las patronales y ante el conjunto del régimen político responsable del hambre y la desocupación. O sea, ante quienes están negociando y gobernando con el FMI.

El default de las centrales obreras debe ser puesto de relieve y la movilización marcará un rumbo exigiendo un paro nacional, algo que reclamaremos desde la exigencia de asambleas y plenarios a una CGT y CTAs asimiladas al gobierno. Este planteo, que colocaremos en la calle, lo había adelantado el Partido Obrero en la Plaza de Mayo del 14 de noviembre y empieza a discutirse en los escenarios de debate, como ocurrió en el plenario de 500 delegados y activistas de la Multicolor docente de Ctera que lo votó semanas atrás y que es convocante, en la provincia de Buenos Aires, de una importante movilización contra el presupuesto de ajuste en La Plata el día 17.

El robo a los jubilados

La inminencia del tratamiento en Diputados de la nueva fórmula de movilidad, que ya tiene media sanción del Senado, echa más leña al fuego de los ajustes antiobreros, de los cuales la cuestión de la reforma previsional está en el centro de la escena.

El punto de partida ha sido la suspensión de la movilidad de ley y los aumentos por decreto de Alberto Fernández que han consolidado la pérdida macrista del 20%, sumando una nueva pérdida respecto de la inflación de este año. Pero en la nueva fórmula se establece un mecanismo legal, permanente e institucional, de confiscación y agravamiento de las jubilaciones de miseria, cuyo mínimo es de $19.035, aproximadamente un tercio de la canasta básica de la tercera edad.

Desnudaremos la mentira del kirchnerismo, que mediante los cambios del Senado ahora se beneficia a los jubilados. Falso. La nueva movilidad sostiene el lineamiento estratégico negociado con el FMI de atar el movimiento de las jubilaciones a la recaudación. Hay un tope anual dictado por la recaudación que solo permite superarla en un 3%, solo para el caso de que la evolución de los salarios supere la recaudación.

Cualquiera advierte que el núcleo de la cuestión es que divorcian por completo la jubilación de la inflación, que es lo que pagan los jubilados cada día para sobrevivir y también de los aportes realizados en una vida. Por otra parte, el gobierno está a la cabeza de afectar la recaudación, por su responsabilidad en la recesión y porque rebaja sistemáticamente los aportes, como todos los gobiernos de la burguesía desde Menem hasta aquí, para no ir más atrás. No obstante no descartemos alguna crisis en el tratamiento, porque el robo es tan grandes que algunos sectores están negando o negociando caro su voto, como el lavagnismo o el PJ cordobés.

La maniobra de tratarlo parapetados detrás del aborto legal, cuando la marea verde rodea el Congreso, tanto en la sesión del 10 como en la que viene el 29, repugna por su perfidia política y moral. Ampararse en un reclamo de masas de nuestras mujeres y de nuestra juventud, por el aborto legal, para robarle a los “abuelos”, como suelen llamar a los trabajadores jubilados, es repugnante e inmoral. Nuestro deber es movilizarnos por este tema y por todas las reivindicaciones y así lo venimos planteando hace más de un mes. El viernes 18, ganemos la calle por una movilidad basada en la inflación o los salarios, el mejor índice, junto a las organizaciones de jubilados en lucha y a trabajadores ocupados y desocupados.

Por el salario y el trabajo

La inflación recrudece y treparía en este mes de diciembre todavía más que en octubre y noviembre. Hay una “inflación reprimida” por la recesión y por distintas medidas del gobierno. Viene creciendo la inflación con la suba de alimentos a la cabeza (38,4% hasta noviembre en alimentos y bebidas) lo que agrava el hambre para millones de personas. En noviembre creció mucho la inflación “núcleo”, que adelanta nuevos saltos en los próximos meses.

Los cinco aumentos de combustibles en dos meses, los tarifazos que se preparan y los que ya están como las prepagas alimentan la caldera. Ocurre que el gobierno respeta la dolarización de tarifas por lo cual los congelamientos temporarios son una olla a presión. La emisión monetaria descomunal para sostener el endeudamiento es un factor enorme también, porque esos pesos tienen solo un destino especulativo. Y la llamada brecha cambiaria otro factor más, porque se trata de un proceso devaluatorio que va drenando hacia los precios el valor de los tipos de cambio financieros.

Pero en torno a la cuestión del dólar hay que apuntar que la posibilidad de una devaluación brusca no solo está inscripta en la crisis de reservas, de deuda, en la fuga de capitales, en la retención de cosechas, en las maniobras legales e ilegales de exportadores e importadores aprovechando la brecha, sino que está arriba de la mesa en el secretismo de las negociaciones con el FMI.

Los sindicatos, las organizaciones de desocupados y de jubilados, todos, tenemos que prepararnos para lo que viene, mediante un programa y un plan de lucha. La burocracia sindical va desde las entregadas más escandalosas como el último 7% del sindicalismo oficial en el Estado, la docencia universitaria y los ferrocarriles (17% en todo el año), hasta los importes en negro, como el bono repartido entre febrero y marzo del año que viene que acaba de pactar Camioneros, una platita en negro que mal disimula la caída del salario real.

La movilización del viernes 18 tiene también un claro eje en paritarias con mandato para luchar por un salario equivalente a la canasta familiar, en un seguro al desocupado de $30.000 y en el reclamo de trabajo genuino para los desocupados.

Pero se ha incorporado una reivindicación también vital para preservar el salario de nada menos que 2,3 millones de trabajadores que están pagando ganancias. La abolición del impuesto al salario volvió como bandera y llegó para quedarse, porque el aumento del Mínimo No Imponible de 2021 (35%) está muy por debajo de la inflación prevista del 50%, sin contar saltos devaluatorios adicionales.

Las reivindicaciones descriptas constituyen puntos programáticos del clasismo para desenvolver en todos los sindicatos y serán claros ejes en la jornada del 18.

Por un paro nacional y plan de lucha

La huelga general aceitera y de recibidores de granos, en su octavo día, resalta en el escenario nacional porque constituye una punta de lanza en la política descripta. Aún cuando está envuelta en maniobras patronales para empujar la devaluación y en maniobras de un gobierno impotente para empujar la liquidación de exportaciones que son retenidas. Pero en aceiteros se lucha por un salario equivalente a la canasta familiar y la huelga ocupa un lugar en ese aspecto, aunque sus direcciones no pretendan darle una proyección al conjunto del movimiento obrero santafesino y nacional. Nuestra movilización la rescatará como una de las grandes luchas obreras del momento. Se suma a la huella marcada por el Sutna en su paritaria, donde también se defendió la canasta familiar.

Pero no es la única, porque las huelgas y movilizaciones en la salud se suceden en distintos puntos del país; porque las huelgas de UTA han conmovido a distintas provincias; porque ha estallado un conflicto importante en Loma Negra, que es de encuadramiento pero con el salario en el fondo; porque en Chubut se suceden las luchas y movimientos populares; porque hubo procesos de autoconvocatorias en metalúrgicos (como las de las comisiones internas de Gálvez en Santa Fe y de delegados y activistas en Siderca), telefónicos y ferroviarios, en este último caso contando también con la Seccional Oeste del Sarmiento. Por las masivas luchas del movimiento de desocupados que siguieron a Guernica y otras ocupaciones de tierras y porque luchas tenaces, como la de Gri Calviño contra la reforma laboral y los despidos, muestran destacamentos obreros dispuestos a dar batalla, que son la punta de un iceberg. En Mendoza crece en todo el Sute docente y estatales el rechazo por abajo, en asambleas y pronunciamientos, a la paritaria ruinosa de Suárez y así en distintos sectores de trabajadores.

En este cuadro, hemos sido insistentes en el Plenario del Sindicalismo Combativo en ganar la calle desde la segunda quincena del mes pasado (propusimos una jornada nacional para el 2 de diciembre en continuidad de la que tuvimos el 16 de setiembre). Distintas agrupaciones de la izquierda sindical que lo integran, como el MAC y el Ancla, se opusieron y más adelante lo aceptaron solo para el momento que se trate la movilidad, lo cual por supuesto también fue acordado. Pero nada sustituye un planteo de conjunto por las reivindicaciones, contra el pacto del gobierno con el FMI y el ajuste en marcha, contra el pacto entreguista CGT-UIA-Gobierno con seguidismo de las CTAs, por un paro nacional y plan de lucha. Llamamos a todos los sindicatos y corrientes del PSC a participar de la movilización del 18. A no regalar el quietismo al ajuste en marcha por parte del gobierno peronista con apoyo de la oposición de Cambiemos y de toda la burguesía.

Son convocantes el Sutna, la AGD-UBA, el Suteba Tigre, adhirieron también los Sutebas Combativos de Matanza, Ensenada y Madariaga, que movilizan; está en tratamiento en Ademys; son convocantes la comisión interna de Gri Calviño, la comisión interna del Garrahan, que viene de fuertes paros y movilizaciones, la junta interna del Inti, la línea 540 y se van sumando sectores en lucha en cada provincia, como municipales de Centenario y la cooperativa Ados en Neuquén, municipales de Jesús María en Córdoba o los trabajadores del Parque de la Costa en el Gran Buenos Aires. El Frente de Lucha Piquetero es convocante también, después de llenar dos veces la Plaza de Mayo en el último período.

El 18 será una jornada de gran importancia por ocupar un lugar vacante en la situación política, marcando un rumbo. El 22, el Frente de Izquierda llama a un acto por el que también venimos luchando, para que la izquierda levante una tribuna contra los bloques políticos de la burguesía, en favor de una salida de los trabajadores a la crisis. Son entonces dos citas de movilización masiva en este final de año. Vamos con todo desde la militancia obrera y socialista del Partido Obrero.

También te puede interesar:

“No tenemos ánimo de incumplir”, dijo Alberto Fernández. Editorial, escribe Gabriel Solano.
Por una lucha unificada de ocupados y desocupados.
Mendoza fue partícipe de la jornada nacional de este jueves 18.
En vísperas de una gran jornada nacional piquetera contra el hambre.
Editorial. Escribe Gabriel Solano.
Escribe Néstor Pitrola. El problema macroeconómico número uno es el poder adquisitivo de los trabajadores.