16/05/2021

La gira fondomonetarista de Alberto Fernández

Panorama político de la semana.

Con su gira europea de esta semana, Alberto Fernández trató de hacer buena letra frente a los jefes políticos del viejo continente y la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), la búlgara Kristalina Giorgieva, en procura de una renegociación de la deuda con el organismo financiero y de la postergación de un vencimiento por 2400 millones de dólares con el Club de París.

En Portugal, primera parada del viaje, el presidente argentino elogió el modelo luso frente a la crisis de comienzos de la década pasada, pese a que se basó en una inicial reducción de los salarios y en una reforma laboral que precarizó las condiciones de trabajo y abarató las indemnizaciones, o sea, que descargó esa crisis sobre las masas. Es importante tenerlo presente, sobre todo porque un eventual acuerdo de Fernández-Guzmán con el Fondo tendrá como contrapartida, necesariamente, una ruta de profundización del ajuste.

Con el primer ministro Antonio Costa, Fernández coincidió en reclamar que se eliminen -teniendo en cuenta la excepcionalidad de la pandemia- las “sobretasas” que cobra el FMI por los préstamos que superan la cuota de cada país con el organismo (es el caso del empréstito contraído por Macri). Fernández pide, además, que los países que no lo necesiten transfieran a los más golpeados los Derechos Especiales de Giro que le correspondan por la emisión que hará el Fondo. A esto ha quedado reducido el progresismo del gobierno argentino, que mientras tanto se compromete a cancelar la hipoteca que dejó Macri y que para la tribuna había dicho que iba a investigar.

En Francia, Fernández recolectó el apoyo de Emmanuel Macron para lograr una prórroga del vencimiento de fin de mes con el Club de París, por 2400 millones de dólares. Según La Nación (15/5), esta postergación estaría asegurada hasta que el gobierno logre alcanzar un acuerdo con el FMI. El préstamo con el Club de París es otro caso de entrega de los “nacionales y populares” al capital financiero. La renegociación de Axel Kicillof, cuando era ministro de economía, dispuso el pago de 9.700 millones de dólares frente a un monto original de 6.300 millones, como recuerda Iván Hirsch en un artículo para Prensa Obrera; convalidó tasas usurarias, lo que de paso muestra que el gobierno ni siquiera es consecuente en su crítica de las “sobretasas”.

Fernández se entrevistó también con Giorgieva. El gobierno hace un balance positivo del encuentro, pero se conocen pocos resultados concretos del mismo, más allá de algunas versiones sobre un posible alivio en las “sobretasas”, según La Nación (ídem). La gira europea incluyó también reuniones con el presidente español, Pedro Sánchez; con el primer ministro italiano, Mario Draghi; y con el papa Francisco.

La disposición a un acuerdo con el FMI engloba a todas las alas del gobierno. Cristina Kirchner se ha limitado a plantear una mejora en los plazos e intereses. Por eso, también, las disputas al interior de la coalición oficial no son disputas de fondo, como señala el editorial de Santi Nuñez publicado el jueves. Vale mencionar el caso de las tarifas, donde ninguna de las alas del gobierno pone en cuestión las grandes ganancias obtenidas por los pulpos energéticos y todas convalidan el planteo de una suba de las facturas, difiriendo nada más que en su ritmo y profundidad, esto debido al temor de un impacto electoral de los aumentos.

A las distintas facciones del gobierno las une también su preocupación por las luchas obreras que se van abriendo paso. Como los choferes, en defensa del salario y por la vacunación; o los autoconvocados del citrus de Tucumán, o la triunfante huelga de la salud en Neuquén. A esto se suma el desarrollo del movimiento piquetero independiente del gobierno, con un planteo frente al crecimiento del hambre y la pobreza.

Mientras Fernández visitaba a sus pares europeos, Israel lanzaba una nueva campaña de bombardeos y ataques sobre la Franja de Gaza, que al día sábado 14 ya habían dejado más de 140 muertos. El gobierno argentino emitió un comunicado rechazando el “uso desproporcionado” de la fuerza por parte de Israel, con lo cual condena los “excesos” pero no los ataques mismos. A la vez, omite toda referencia a la raíz del conflicto, que es la política de anexión del Estado sionista. En definitiva, se trata de una declaración encubridora, para no romper puentes ni con Israel ni con sus aliados (la Unión Europea y Estados Unidos). El Frente de Izquierda – Unidad, que repudia la masacre en curso, se sumará a la ola de movilizaciones globales con un acto frente a la embajada de Israel este lunes por la tarde.

*La columna del editor de PrensaObrera.com se publica todos los domingos por la mañana. Recibí el adelanto en tu mail los sábados por la tarde, suscribite a nuestros newsletters

También te puede interesar:

Más que nunca es necesario un reagrupamiento de las y los luchadores y un congreso del FIT-U
Martín Guzmán anunció un acuerdo que implica el pago de 430 millones de dólares hasta reestructurar el vencimiento con el pool de acreedores.
Un “guiño” al imperialismo yanqui en aras de la renegociación con el FMI.
Lo anunciaría el gobierno como "compensación"... de lo que perdieron con la nueva movilidad.
El subsecretario del Tesoro condicionó el apoyo en el FMI a un mayor ajuste y concesiones al capital.