15/01/2021
AJUSTE

2020: perdieron todos los jubilados, y seguirán perdiendo

La recomposición de las jubilaciones por los decretos van todas por debajo de la inflación. 

Los principales diarios argentinos publican al unísono la información de cuánto perdieron los jubilados y pensionados respecto a la inflación del 2020 y también por los decretos de los Fernández que como primera medida económica apenas asumidos suspendieron la fórmula de movilidad que ellos mismos le habían votado a Macri.

En los artículos de Clarín y la Nación se ocupan de señalar que Alberto miente cuando promulga la ley de movilidad jubilatoria. «Dije que los jubilados no iban a perder más contra la inflación y lo cumplí; cada jubilado y jubilada sabe que no estoy mintiendo», afirmó el presidente Alberto Fernández a principios de este mes, en un acto en el que anunció la promulgación de la nueva ley de movilidad previsional (La Nación, 15/01).

Y pasan a demostrar lo que hemos planteado en cada comunicado, en cada volante, en cada marcha nacional autoconvocada de organizaciones de jubilados realizadas desafiando la pandemia.
El cálculo es matemático. La inflación 2020 según Indec fue del 36,1%. La recomposición de las jubilaciones por los decretos, van todas por debajo de la inflación.

Los de la máxima recibieron 24,3%, o sea, 8,7% menos que la inflación.

Los de la mínima (que comenzaron el 2020 con $16.000 y lo terminaron con $ 19.000) recibieron un «aumento» del 35,3% es decir 0,8% menos que la inflación declarada por el organismo oficial de medición.

Pero hay más para desmentir a Fernández, Fernández, Raverta, Guzmán, Cafiero y otres. Debido a que los aumentos son discriminatorios, a que se avasalla la movilidad y con esto lograron un «ahorro» de 98.000 millones que les mostraron a los del FMI para mostrar su eficiencia y cumplimiento.

Lo hicieron porque en todos los niveles los jubilados perdieron. Tomando inicios del 2020 (con suspensión de la movilidad):
El jubilado que cobraba $20,000, con un incremento del 31,5%, perdió 3,4%.
El jubilado que cobraba $30.000, con un incremento del 28,5%, perdió 5,6%.
El jubilado que cobraba $50.000, con un incremento del 26,3%, perdió 7,3%.
El jubilado que cobraba $70.000, con un incremento del 25,1%, perdió 8,1%.

Algunos ganaron

Lo más infame es lo de Cristina Fernández, viuda de Kirchner. Logró en medio de la votación ignominiosa en el Congreso que se le reconociera la pensión a la viudez del expresidente, la jubilación como expresidenta, los retroactivos y la eximición de ganancias. Para ella no hubo topes ni máxima que valga. Para ella funcionaron los privilegios. Se alza con 2 millones de pesos mensuales.

Al contrario de lo que expresó la vicepresidenta en el acto oficial en La Plata, con que «hay que alinear salarios, jubilaciones y precios». La realidad demuestra lo contrario, ya que los precios se desprenden de los salarios y la jubilaciones.

Para el resto de jubilados, pensionados, trabajadores no hubo recomposición de lo perdido durante el macrismo que se calcula en un 20% ni recomposición de lo perdido durante los Fernández que, como dijimos, perdieron ante la inflación y también por la suspensión de la fórmula basada en 70% inflación y 30% RIPTE y que hubiera dado 42% para todes.

Ganaron los empresarios que durante meses recibieron de los fondos de la Anses los ATP (la mitad de los sueldos que deberían pagar). Vale considerar aquí que fueron unas 300.000 empresas que encima especularon en el mercado del dólar usando ese dinero que les llovía del cielo para la corrida cambiaria y la fuga de capitales.

Ganó el FMI que impuso recortes en los haberes jubilatorios que permiten ahorros en las cuentas públicas para que el gobierno les pague las deudas.

Organizar la lucha que vendrá

A la constatación irrefutable de lo perdido por el conjunto de los jubilados hay que agregar lo que vendrá con la nueva fórmula siniestra y reaccionaria votada en el Congreso y tapada arteramente ya que se presentó en medio de la lucha por el derecho al aborto.

La fórmula basada en 50% de aumento salarial y 50% por recaudación es para perder. Los dos parámetros van a la baja.

Las jubilaciones recibirán un porcentaje mínimo y se alejarán cada vez más del salario diferido que es el verdadero concepto y conquista de la jubilación y la movilidad que debería ser automática y vinculada a los sueldos o a la inflación, lo que dé mejor.

Se plantea, tal como se hizo durante el 2020, la autoconvocatoria de las organizaciones de jubilados, el llamado a las organizaciones sindicales combativas a ganar las calles por la mínima de $60.000, movilidad automática por aumento de sueldos o inflación, por el 82%, por la devolución de lo perdido, restitución de los aportes patronales y de los fondos usados por el estado nacional y los provinciales. Vamos por direcciones electas por trabajadores y jubilados en la Anses y en las cajas provinciales, contra las reformas antijubilatorias exigidas por los capitalistas y por el FMI.

Se plantea el paro nacional y que la CGT y la CTA rompan con el gobierno.

También te puede interesar:

Será el 17 de marzo a las 15:00 frente al Congreso y en distintos puntos del país.
Ademys sostiene en la paritaria con el Gobierno de la CABA la necesidad de un 55% de aumento, que permitiría que activos y jubilados recuperáramos las sumas perdidas.
Mientras el abandono sigue manteniendo sin cuidados a los adultos mayores, se destapa la olla del vacunatorio VIP.
El porcentaje ronda entre el 8 y el 8,2% y representa un ajuste ante una inflación que escaló un 4% en enero y que se proyecta por arriba. Escribe Néstor Pitrola
Sigue la lucha contra el ajuste a las jubilaciones.