22/07/2021

Conclusiones de la jornada nacional de lucha del Plenario del Sindicalismo Combativo

Una movilización unitaria contra el ajuste de los Fernández y el FMI.

La jornada nacional de lucha realizada por el Plenario del Sindicalismo Combativo el 20 de julio, con centro en el corte y acampe en el Obelisco, constituyó una acción unitaria que prácticamente reunió a todos los sectores que hoy están enfrentando el ajuste del gobierno y las patronales.

Estuvieron presentes delegaciones del Sutna, de la Unión Ferroviaria de Oeste, de la AGD-UBA, de Ademys, la comisión interna del Hospital Italiano, los Suteba combativos de La Matanza, Ensenada, Tigre y Escobar, dirigentes de la Cicop, la Comisión Interna de ATE-INTI, del Encuentro de la Zona Norte, interjuntas estatales en lucha, la agrupación Trabajadoras de Casas Particulares, agrupaciones de trabajadores de reparto, gráficos, del subte, telefónicos. Fue destacable la presencia de varios de los conflictos en curso, como el de la junta interna de ATE-Garrahan, de Just, de la Clínica San Andrés, de EMA, entre otros.

Se destacó una nutrida columna de organizaciones piqueteras del Polo Obrero, el MTR-12 de Abril y el Teresa Vive que, a un año exacto de la ocupación de Guernica, incluyeron a vecinos y representantes de esa emblemática toma y de otros barrios en lucha por la vivienda y a los jóvenes organizados por conectividad y becas para poder estudiar.

Los gazebos y banderas que durante seis horas se desplegaron en la Plaza de la República y sus inmediaciones fueron una expresiva postal de la confluencia de trabajadores ocupados y desocupados, jubilados, precarizados, despedidos, privados y estatales, la juventud obrera de los barrios.

Un programa antagónico al ajuste

La radio abierta, que se desarrolló en distintos bloques, fue el receptáculo de una infinidad de denuncias y planteamientos que describieron el desastre sanitario, laboral y social que atravesamos, y la respuesta de los trabajadores a esa crisis integral.

Las intervenciones, en línea con la declaración de convocatoria, resumieron un programa antagónico al rumbo ajustador de los Fernández y el FMI, que la oposición de Juntos por el Cambio apoya sin grietas. Se reclamó la reapertura de paritarias y el aumento de salarios por encima de la inflación, un salario igual al costo de la canasta familiar, seguro para todos los que carecen de ingresos, el fin de la precarización laboral, el pase a planta permanente y con el mejor convenio del sector, basta de despidos y suspensiones, la reincorporación de los despedidos en pandemia, tierra y vivienda para los millones de trabajadores sin techo, entre otras reivindicaciones vitales.

Estos reclamos van unidos a la lucha por derrotar a la burocracia sindical, planteando que toda propuesta sea debatida y votada por los trabajadores en asambleas, y que las centrales y los sindicatos rompan su pacto con el gobierno, para poner en pie un plan de lucha contra la política económica que dicta el FMI, en función de volcar los recursos nacionales a satisfacer las necesidades populares. Realizaron también un saludo los dirigentes de los partidos políticos del Frente de Izquierda – Unidad, que acompañaron el corte y el acampe desde temprano.

La jornada tuvo además un alcance nacional. En Neuquén ceramistas, Polo Obrero, trabajadores auxiliares de la educación despedidos, seccionales multicolores de Aten y trabajadores de la salud realizaron una masiva movilización de más de 2.500 compañeros. En Santa Cruz hubo manifestaciones en Río Gallegos y Caleta Olivia. En Córdoba la acción de lucha de impulsada por el Sutna, docentes, jubilados, trabajadores de la salud, el Polo Obrero. En Entre Ríos se desenvolvieron acciones en Paraná, La Paz y Concepción del Uruguay, con una gran movilización del Polo Obrero, de docentes y trabajadores. Igual en localidades del interior de la provincia de Buenos Aires, como Bahía Blanca y Azul.

Fortalecer al Plenario del Sindicalismo Combativo

La jornada del 20, de amplia repercusión en los medios, refuerza al PSC como una referencia de reagrupamiento clasista para todos los trabajadores. Así lo reconocieron los distintos sectores en lucha que participaron. Una vez más hubo que enfrentar los intentos divisionistas del MAC-PTS, que bordeando la provocación (y el ridículo) insistió en desvalorizar la acción incluso desde el mismo micrófono del acampe.

En un momento marcado por la profundización de la crisis capitalista y las rebeliones -especialmente en Latinoamérica- no es un dato menor que un reagrupamiento de organizaciones sindicales y de lucha ocupe este lugar en la escena nacional.

La continuidad del ajuste (apenas disimulado por la inminencia electoral) y la decepción creciente de los trabajadores y del activismo obrero con el gobierno peronista de los Fernández intensificará la lucha por el frente único de clase -en las calles, en los sindicatos, en los barrios y también en las elecciones– en torno a un programa de independencia política y una salida propia de los explotados.

También te puede interesar: