14/06/2021

Nuevo triunfo de las y los municipales de Jesús María

El Sitram logró el pase a planta de decenas de compañerxs.

Este viernes 11 de junio se firmó un acta acuerdo entre el Sindicato de Trabajadores Municipales de Jesús María (Sitram) y el intendente de dicha localidad cordobesa, Luis Picat, donde se pasa a planta permanente a 40 trabajadores municipales que actualmente se encuentran encuadrados como “contratados”.

Según manifiesta el comunicado que emitió el Sitram, “con el pase a planta permanente se reconoce el derecho elemental a la estabilidad, que se encuentra consagrado constitucionalmente, pero que las patronales y el gobierno se encargan de desconocer en forma cotidiana y se efectivizan otros muchos derechos como son adicionales salariales, licencias, condiciones de trabajo, etc”.

Es importante destacar que este acta acuerdo además contiene una cláusula que expresa que las partes se reunirán apenas comience el año 2022, a los fines de seguir analizando y estableciendo soluciones de pase a planta para las y los trabajadores que aún se encuentran en condición de contratados.

Este no es el primer triunfo que se anota el Sitam en lo que va del 2021; con numerosas asambleas y distintas medidas gremiales, se obtuvo un importante acuerdo salarial, medidas de prevención para afrontar el complicado cuadro epidemiológico, licencias sanitarias, etc. En este momento está en marcha un reclamo fundamental por la vacunación de los trabajadores esenciales. El hecho de que el sindicato y los trabajadores municipales se hayan mantenidos unidos y movilizados, ha sido fundamental en la protección y defensa de los derechos laborales.

En Córdoba, la mayoría de las municipalidades del interior son sostenidas por trabajadoras y trabajadores ultraprecarizadxs, bajo convenios fraudulentos que adoptan las más variadas formas: becas, pasantías, contratados, monotributistas o las cooperativas de trabajo que, bajo un ropaje inclusivo, esconden una de las explotaciones laborales más abusivas. En la capital cordobesa, estas cooperativas se encuentran incluidas en el Programa de Servidores Urbanos, que avanza cada vez más sobre las distintas tareas que se realizan en las áreas operativas y cuyos trabajadores cobran apenas el 20% del salario de un trabajo bajo convenio.

El intendente Martín Llaryor y el resto de los intendentes y jefes comunales de la provincia, mediante estos contratos, no solo abaratan las fuerzas laborales, sino que además utilizan la precarización para avanzar en la destrucción de los convenios y el salario de los trabajadores de planta. En Deán Funes, una importante localidad que se ubica a unos kilómetros de Jesús María, la mayoría de los trabajos del municipio son realizados por jornaleros que todos los días van a ver si el intendente les da trabajo.

Mientras la CGT y el conjunto de las conducciones sindicales, en nombre de “cuidar” el trabajo y por la existencia de “la pandemia”, entregan conquistas históricas de la clase obrera, los sindicatos combativos y clasistas, mediante la organización de los lugares de trabajo y la movilización, suman nuevas conquistas.

La independencia de los sindicatos de los gobiernos y sus partidos es fundamental para que las y los trabajadores puedan poner toda su energía en desarrollar sus reclamos. Por este camino transitan el Sitram, el Sutna, los Sutebas combativos, las y los elefantes neuquinos y las luchas que se empiezan a poner en pie a lo largo y ancho y del país.

También te puede interesar:

Soledad Díaz y Emanuel Berardo encabezan una lista que expresa un proceso de lucha y organización contra el ajuste.
En un plenario con más de 500 asistentes se votaron iniciativas para intervenir en la lucha electoral.
Por una Educación Sexual integral científica, laica y respetuosa de las diversidades sexuales y de género.