21/05/2021

Río Negro y Neuquén: comenzó la postemporada de poda, sin paritarias ni zona desfavorable

Los y las trabajadoras tenemos que exigir asambleas a Uatre, y poner un plan de lucha en las calles por paritarias libres y el plus por zona desfavorable.
Trabajador rural organizado de Río Negro

Acaba de comenzar la temporada de poda en las chacras de Río Negro y Neuquén, y las paritarias no se han cerrado. Tampoco se ha reconocido el plus del 40% por zona desfavorable. De hecho no existen novedades para los y las trabajadoras con los que Prensa Obrera a podido comunicarse respecto del porcentaje paritario que esta discutiendo la dirección de Uatre encabezada por José Liguen, secretario general del sindicato con la patronal frutícola, y si se discutirá el plus por zona desfavorable en dicha paritaria.

La maniobra de dilatar el cierre de paritarias es un mecanismo sistemático de confiscación y devaluación del salario de la patronal y la dirección de Uatre, por un lado, por los magros aumentos que se obtienen (tarde) y sobre un salario que ya es de pobreza, (los salarios no superan los $35.000 en la mayoría de los casos); y por otro, por el proceso inflacionario que no cesa, y que devalúa aún mas los salarios, y las paritarias que no cierran. A esto debemos sumar que sigue sin otorgarse ni reconocerse el plus del 40% por zona desfavorable de parte del Estado y la patronal.

Las paritarias y la zona desfavorable

Las paritarias para los y las rurales ocurren 3 veces al año. Una en temporada de cosecha, otra en la temporada de raleo y otra en la temporada de poda. Es decir, la posibilidad de aumentar los salarios, que rondan los $35.000 promedio ocurre 3 veces al año. Sin embargo los aumentos son miserables. Hoy un jornal para rurales en Río Negro y Neuquén es de $1759,72, mostrando que justamente incluso teniendo 3 paritarias al año los aumentos son de pobreza.

Con la temporada de poda ya iniciada, y las paritarias sin cerrarse, puede asegurarse que la dirección de Uatre de Río Negro y Neuquén no pretende sacar los pies del plato respecto del porcentaje de inflación proyectado en el presupuesto 2021 por parte del gobierno nacional, estimada en un mentiroso 29%, y de la política de ajuste sobre los y las trabajadoras que llevan adelante los gobiernos, sea este nacional o provincial. Los primeros 5 meses del 2021 arrojan que la inflación superará cómodamente el 50%. A esto hay que agregar que para no ser pobre, hoy se necesitan $68.000 mensuales, el doble de lo que hoy cobran los y las rurales.

Por otro lado, el reclamo por el 40% de plus por zona desfavorable puede ser introducido en cada una de las 3 paritarias, y aunque la dirección y los paritarios de Uatre afirmen que lo hacen, lo hechos y la realidad demuestran lo contrario. Los y las trabajadoras han pasado décadas sin recibir un derecho laboral, como es el plus por zona desfavorable contemplado en leyes nacionales. No casualmente, quienes sí cobran el 40% por zona desfavorable son los y las secretarias generales de Uatre de Río Negro y Neuquén, que han desviado, desorganizado y hasta perseguido y criminalizado el reclamo que iniciaron el año pasado auto convocados/as rurales, que este año se encuentra más vigente que nunca.

De hecho, la actual dirección firmó esta temporada de cosecha, cuando los y las rurales autoconvocados venían sosteniendo un plan de lucha en las calles con cortes de ruta y piquetes por el 40% por la zona, un 8% y en negro. Al ofrecimiento miserable dado por la CAFI (Cámara Argentina de Frutícultores Integrados) y convalidado por el Estado, la dirección le dijo sí, y firmó, en vez de convocar a asambleas y votar un plan de lucha. De hecho, al comienzo de dicha temporada parte de las bases rurales exigían un paro general hasta que se reconozca la zona desfavorable en los recibos, y la unidad de otros sectores como los del empaque y las cámaras de frío. En ese sentido las direcciones sindicales de Uatre (rurales), Soefrnyn (empaque) y Stihmpra (hielo) operaron en sentido contrario, y en vez de unirse en un frente único de lucha por el derecho, que se les niega en los tres sectores, armaron un frente burocratico pero para desorganizar la lucha. De hecho, cada sindicato fue cerrando sus acuerdos por separado, dividiendo a las bases detrás del reclamo por zona desfavorable, y sin convocar a ninguna asamblea.

Solo los y las trabajadoras podemos dar salida a la crisis

El avance de pandemia, de la crisis y el ajuste ha tenido como principal blanco a la clase trabajadora, ocupada y desocupada del país, que atraviesa este momento sino es en la pobreza, directamente en la indigencia. Con los y las rurales de Río Negro y Neuquén esto se comprueba fácilmente. A los salarios de pobreza y la precarización laboral que sufren, tenemos que sumar que han sido declarados esenciales, pero no han sido tratados como tales. No han recibido el bono de la temporada 2020, y solo algunos/as cobraron el miserable bono de $10.000 en la temporada 2021, y en 3 cómodas cuotas. A esto se debe sumar que el sector no es tenido en cuenta en el calendario de vacunación.

Por todo esto los y las rurales debemos debatir por chacras y en asambleas esta critica situación que atravesamos, y exigir paritarias libres que eleven el salario igual al costo de la canasta básica familiar, el 40% por el plus por zona desfavorable, el fin de la precarización laboral y el trabajo en negro e infantil, y vacunas para todos y todas las rurales.

Solo los y las trabajadoras podemos dar salida a la crisis.

También te puede interesar:

El gobierno sigue sin responder, vamos por 48 horas de plan de lucha.
Una “tradición” que solo evidencia las relaciones entre el poder político y judicial.