14/06/2021

Santiago Cafiero, los salarios y la inflación: la única verdad es la realidad

El jefe de Gabinete aseguró que “Este año los salarios le ganan a los precios, le ganan a la inflación”.

El jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, aseguró ante Radio Rivadavia que “Este año los salarios le ganan a los precios, le ganan a la inflación, los haberes jubilatorios le ganan a la inflación”. Una aseveración temeraria, cuando las paritarias y los aumentos jubilatorios vienen demostrando todo lo contrario.

Para justificar este relato, Cafiero hace lo que el gobierno viene haciendo desde que asumió: pronósticos “optimistas” para el futuro, que se contrastan con la realidad que dejan las políticas de gobierno a su paso.

El ejemplo más claro de esto es la reivindicación que hace Cafiero de los programas de regulación de precios del gobierno: “Los precios se bajan con políticas públicas, con herramientas como Súper Cerca o Precios Cuidados, o con la ley de Góndolas”. Omite por ejemplo que las patronales se han burlado de todos estos programas y que el propio gobierno acaba de desmantelar Precios Máximos, pactando con las patronales de la alimentación un programa que solo alcanza al 3% de los productos anteriores.

¿Qué dicen los números?

Para defender su posición, el jefe de ministros señala que “los años paritarios no son necesariamente iguales a los años calendarios”, tratando de ganar tiempo hacia adelante, ya que la mayoría las paritarias suceden por estos meses (abril, mayo y junio) y sus resultados podrían balancearse definitivamente a su vencimiento en 2022. Pero veamos lo que tenemos hasta ahora.

Uno de los primeros gremios en firmar paritarias para ese año fue el de bancarios, desde donde pactaron un 29%, desde enero, a pagarse en tres cuotas. Llevan percibidos un 23%, ante un acumulado 2021 de la inflación del 22% (mayo). Tienen previsto un aumento del 6% para agosto, lo que ya los dejaría en una situación perdidosa por la que están rediscutiendo los montos y plazos, ante una actual caída del salario.

Para el gremio de estatales, cuya patronal es directamente el Estado, el aumento de la paritaria 2020 fue de un total (final) del 25%. Si medimos la inflación acumulada para el periodo de la paritaria (junio-mayo) –como reclama Cafiero- esta asciende al 49,4% de aumento interanual: claramente un importante ajuste. La nueva paritaria 2021 fue firmada por ATE y Upcn por un 35% en seis cuotas: la inflación debería desaparecer en los próximos meses para que esa pauta le gane a los precios. Difícil.

En la UOM podría decirse que no tuvieron paritarias en todo 2020, “compensándolos” a posteriori con un acuerdo del 39,6%, pagadero recién desde enero del 2021 a marzo. La inflación acumulada contra la paritaria 2020/21 fue del 42,7% (abril-marzo), perdiendo un 3%, sumado a que los trabajadores tuvieron que financiar a los patrones durante casi un año. Para el 2021 se firmó por un 35,2, en tres cuotas (la primera del 15% en abril no remunerativa).

En comercio cerraron la paritaria 2020 en un 35% contra un 42,7% de inflación, consagrando una pérdida de casi el 8%. Para el 2021, Cavalieri selló un acuerdo por el 32% en cuotas, de los cuales solo un 16% regirá durante ocho meses, por lo cual no se prevé que recuperen distancia sino que la brecha se acentué aún más.

Un caso paradigmático es el del gremio de sanidad. A estos trabajadores se les pactó un 16% desde abril del 2021 para “complementar” el 20% recibido en 2020 y empatarle a la inflación anual del 36,1%… cuatro meses después. Pero como señala Cafiero, la inflación para el periodo fue del 49% (junio-mayo) y no la del calendario 2020. Para ese año aún no han fijado aumentos porque las cámaras privadas se niegan a negociar.

La construcción, uno de los gremios en mayor crisis durante la pandemia, “sumó” un 33% en la paritaria 2020/21 (25% en noviembre y 8% en febrero), detrás del 42,7% del periodo. Para el 2021 pactaron un 35,8% en cuotas, de la que solo llevan cubierta la primera de un 12%: es decir, perdiendo.

El caso de los jubilados es el más polémico, porque la estafa sale a la luz. Con la nueva movilidad del gobierno nacional las jubilaciones perdieron un 4% en marzo (8 contra 12% para el primer trimestre) y el 12,1% de junio sigue dejando a los jubilados por detrás del acumulado anual de la inflación a mayo (22%).

Otro caso más que transparente es lo ocurrido con el salario mínimo, cuyo aumento del 35% en muchas cuotas consagró un recorte del 16,8% ante la inflación.

El gobierno es responsable

Los mencionados son solo algunos casos representativos de lo que ocurre en la media de las paritarias, con solo algunas excepciones en aquellos procesos independientes y de lucha que han conquistado aumentos superiores: como es el caso del Sutna, trabajadores vitivinícolas, trabajadores de la salud de neuquén y algunos pocos más.

El aplastamiento de los salarios es el resultado del “acuerdo de precios y salarios” promovido por el gobierno, que solo implico un anclamiento de las paritarias respecto a la suba generalizada de los precios.

La única forma de hacer realidad el postulado de Santiago Cafiero es la reapertura del conjunto de las paritarias y su discusión sin techo, buscando una recomposición salarial según la canasta familiar medida por la Junta Interna del Indec, con acuerdos que definan clausulas gatillo contra la inflación. Lo mismo vale para aun aumento inmediato a los jubilados, que lleve la mínima por arriba de la canasta básica actualice los haberes según la inflación.

La escalada de los precios debe ser combatida la apertura de los libros de los capitalistas y la intervención de toda la cadena de precios por pare de los trabajadores. La claudicación del gobierno nacional ante el FMI solo lleva a mas ajuste y penurias para el pueblo trabajador.

También te puede interesar:

Luego 30 jornadas de paro, cortes de ruta, acampes y diversas medidas de acción directa impulsadas por la Mesa de Trabajadores en Lucha.
Según datos del Indec la canasta básica llega a $66.488 y la canasta alimentaria a $28.414. Los salarios siguen perdiendo lugar contra la inflación.
La gente intercambia productos a cambio de comida, una muestra devastadora del derrumbe social.
La burocracia sindical pacta con Capitanich un nuevo acuerdo ruinoso.
Por el salario, las condiciones sanitarias, contra los despidos y contra la precarización laboral.