14/11/2021
Elecciones 2021

“Donde se suponía que el peronismo era inexpugnable, ahora va a estar la izquierda que lucha por el socialismo”

La conferencia de prensa desde el búnker del Frente de Izquierda Unidad.
Gabriel solano partido obrero

Fede Imas, Ojo Obrero Fotografía

En un clima de gran efervescencia por la extraordinaria elección obtenida en todo el país, se realizó la conferencia de prensa en el búnker del Frente de Izquierda Unidad, en la cual se resaltó la conquista de cuatro diputados nacionales, dos bancas en la Legislatura bonaerenses y en la porteña, y en siete concejos deliberantes de la provincia.

Gabriel Solano, legislador electo en la Ciudad de Buenos Aires, inició celebrando la conquista de más de un millón 300 mil votos a nivel nacional, y destacó que se trata mejor elección desde la constitución del Frente de Izquierda en 2011.

De arranque, el dirigente del Partido Obrero resaltó que el ingreso a siete concejos deliberantes en la provincia de Buenos Aires es la expresión de que «estamos perforando la coraza de los llamados barones del conurbano bonaerense; donde se suponía que el peronismo era inexpugnable, ahora va a estar la izquierda que lucha por el socialismo y defiende los intereses de los trabajadores». Destacó que «estamos ante un giro político amplio, de compañeras y compañeros de las barriadas más pobres que abandonan la simbología del peronismo, porque la V de la victoria los llevó a la derrota, al 50% de pobreza y a un país quebrado, y ahora adopta el puño izquierdo en alto».

Luego polemizó con las declaraciones de Alberto Fernández, quien minutos antes expresó que ahora lo más importante para Argentina es arreglar el tema de la deuda: «no es lo que voto el pueblo argentino -refutó Solano-, decimos que hay que arreglar un país fundido y un pueblo empobrecido por los que lo han gobernado en las últimas décadas». Agregó que el presidente «va a mandar un plan económico monitoreado por el FMI, y el FIT-U va a estar a la cabeza de convocar al pueblo argentino a movilizarse para derrotar esos planes de ajuste».

Luego respondió al llamado de Alberto Fernández acerca de contar con una oposición responsable y patriótica, cuando los Larreta y los Milei constituyen una «oposición patronal, derechista y proimperialista», y que con ella «van a discutir un pacto contra el pueblo», del cual «el Frente de Izquierda no va a participar». Contrastó que mientras ellos hicieron campaña por la reforma laboral, la izquierda lucha contra el fallo vergonzoso de la Justicia y por la absolución de César Arakaki y Daniel Ruiz; y que «el FIT-U llegó hasta acá por haber sido una oposición obrera y socialista, que es el camino de la victoria del pueblo argentino».

La diputada nacional electa Romina Del Plá enfatizó a su vez los más de medio millón de votos conquistados en la provincia de Buenos Aires, que en el marco de esta gran elección nacional «nos coloca en la primera fila de la lucha contra toda esta política de ajuste que estamos padeciendo. Es un mandato para reforzar la organización en cada rincón del país para enfrentar el acuerdo con el FMI y el pago de la deuda fraudulenta, usuraria e ilegítima que todos los gobiernos de las últimas décadas se han encargado de endosarle al pueblo trabajador». En es sentido, sostuvo que «este gobierno pierde las elecciones por las consecuencias del ajuste que llevó adelante para garantizar el pago de esa deuda», mientras que «el Frente de Izquierda cumple 10 años con la consolidación de la lucha por un programa de independencia política». Destacó el carácter rotativo de las bancas conquistadas.

Luego la referente del PO profundizó en que el ingreso de concejales en La Matanza, Merlo, Moreno, José C. Paz, Florencio Varela, Coronel Pringles, Morón, es el fruto de una «batalla cuerpo a cuerpo contra el dominio del peronismo, contra ese proceso de contención de los reclamos populares». Por saludó a toda la militancia del FIT-U, pero especialmente «a esa militancia del movimiento piquetero independiente del gobierno; del Polo Obrero, el MTR 12 de Abril, el Frente Popular Darío Santillán que han recorrido junto a nosotras y nosotros cada barrio para colocar esta alternativa política de independencia de clase». Así, concluyó que frente a «un gobierno que ha fracasado con nuevo gabinete, que va a ajustar con el programa de la derecha, como la reforma laboral que celebraron en Toyota», la izquierda levanta una «estrategia inclaudicable por la construcción de una alternativa política por el gobierno de los trabajadores».

“Nosotros demostramos que la izquierda es consecuente, que la izquierda no transa con [el jefe de gobierno Horacio Rodríguez] Larreta, y eso tuvo sus consecuencias en esta elección”, dijo por su parte Myriam Bregman, diputada nacional electa por la ciudad de Buenos Aires. Defendió al FIT-U como “una coalición política totalmente independiente de los partidos patronales”.

Celeste Fierro, del MST, valoró como “histórica” la elección del FIT-U y apuntó que “aquí estamos los que decimos que no hay que pagar la deuda y hay que destinar esos fondos a resolver los problemas estructurales del país”.

Mercedes Trimarchi, de Izquierda Socialista, dijo que Alberto Fernández “ganó prometiendo la heladera llena y no lo hizo, porque priorizó pagarle al FMI y el programa de los empresarios de siempre”. Advirtió que Juntos por el Cambio ya gobernó a partir de tarifazos y ajuste, y planteó que “el voto al FIT-U es un reconocimiento a que las bancas siempre estuvieron acompañando cada reclamo del pueblo trabajador”.

Desde San Salvador de Jujuy, dirigió un saludo Alejandro Vilca, a punto de coronarse como diputado nacional. “Este régimen oligárquico está acostumbrado a hacer trampa, así que vamos a pelear hasta la última mesa”, señaló.

Nicolás del Caño, diputado electo por la provincia de Buenos Aires, destacó que la elección más alta del FIT-U se dio en los bastiones del peronismo. “Nos han acompañado sectores descontentos con este gobierno, que confían en la izquierda porque está en la lucha de los trabajadores, jubilados y del ambiente”.

Juan Carlos Giordano, diputado nacional y dirigente de Izquierda Socialista, rechazó el llamado al diálogo de Alberto Fernández con sectores empresarios y la oposición patronal. “Le decimos categóricamente que no; el FIT-U dialoga con los trabajadores, que quieren un cambio de fondo”.

“Se empezó a resquebrajar un dique, el del peronismo como dirección histórica de los trabajadores en Argentina. Ese dique empieza a tener grietas y esas grietas son las que han alimentado la gran votación del FIT-U”, sostuvo Alejandro Bodart, dirigente del MST.