18/10/2020

La Plata: en 3 días fallecieron 3 trabajadores de salud

El 21 todes a la calle en defensa del hospital público, les trabajadores y la vida.

El viernes 16 de octubre falleció Roberto Chan Suárez, de 59 años, profesional anestesista del Hospital Rossi luego de un mes de estar internado por causa del nuevo coronavirus. En cuestión de sólo unos días otra muerte golpea entre les trabajadores de la salud en la región. Días atrás se conocía el deceso de Edgar Mungía López del Instituto del Diagnóstico y de Walter Chillón jefe de enfermería de la UPA nro 6 de Los Hornos.

A la par de estas tristes noticias, los contagios en la ciudad siguen avanzando como a nivel nacional donde los contagios en pocos días llegarán al millón y las muertes superan las 26mil. En la región, el virus ha alcanzado a más de 22300 personas y las víctimas fatales superan las 700. A pesar de las abultadas estadísticas, las mismas están muy por debajo de la realidad. La tasa de positividad en el país ronda el 60%, cuando lo aconsejable sería rondar como mucho el 10% para tener un diagnóstico real de la situación y poder intervenir en consecuencia. Por ejemplo, en La Plata al 17 de octubre se realizaron sólo 45054 testeos, con 17971 positivos, una tasa de positividad del 40%.

Las autoridades en este escenario han dejado de pasar informes y directamente no toman ningún tipo de medidas en pos de, por lo menos, frenar la circulación del virus. En la provincia la política de habilitación deliberada de actividades como la falta de financiamiento del sistema de salud tuvo el costo de la vida de entre 150 y 170 trabajadores, cifras que varían entre las dadas por el Ministerio de Salud de Provincia y CICOP. El 60% de ellas fueron de enfermeras y enfermeros. Los contagios en el personal de salud bonaerense superan la 25mil y en la región los 2500 casos.

La capital bonaerense es parte del epicentro de la crisis sanitaria bonaerense que recorre todo el AMBA, y un ejemplo del desmanejo de los gobiernos en el tratamiento de tal. Sin embargo, la habilitación casi total de actividades ha demostrado que no es la solución a la crisis económica que los gobiernos quieren fundamentar su causa sólo en la pandemia. Continúa el cierre de locales comerciales y la caída del consumo, a la par de los ofrecimientos onerosos por parte del gobernador bonaerense de los recursos de la provincia a los acreedores internacionales.

 La quiebra provincial y municipal recae sobre las espaldas y la vida de las y los trabajadores, que en el sector salud no gozan de licencias, carecen de una dotación de profesionales acorde a las necesidades, como de equipamiento e insumos para responder a la pandemia. Es reciente la noticia de la segunda internación por Covid-19 de una enfermera del Hospital Gutiérrez, Graciela Videla, que estuvo en la UTI en el mes de junio con un cuadro severo. “Me están haciendo más daño que la otra vez. Tengo los síntomas y realmente me siento muy mal. Tengo miedo y mucha confusión” declaró. El desprecio por lxs trabajadores por parte de los gobiernos es absoluto. El ofrecimiento de una paritaria miserable por parte de Kicillof es otro argumento en ese sentido.

 El clima entre el personal de salud en la región está caldeado y el impulso a la movilización frente a la falta de respuestas de los gobiernos y la parálisis de la burocracia sindical va creciendo en los distritos bonaerenses. La autoconvocatoria del 21 de enfermeras y enfermeros, que ATE, el SSP y CICOP ningunean, se ha ampliado a todes les trabajadores de la salud. Desde Tribuna de Salud convocamos con todas las fuerzas y denunciamos la responsabilidad de los gobiernos provincial y municipal sobre la vida de nuestros compañeros y compañeras y del conjunto de les trabajadores. Es necesario un aumento del 40% para todo el personal de salud, el pago de los bonos atrasados para todo el personal esencial, la ampliación bajo convenio de la planta profesional, incluidos en ella les enfermeres, y la provisión urgente de equipamiento e insumos, sobre la base de la centralización del sistema de salud. Este miércoles copemos las calles por el hospital público, les trabajadores y la vida.

 

 

También te puede interesar:

Se calcula que son 10 mil personas que no pueden ingresar a la provincia.
Hay más de 1.400 familias asentadas en el lugar.
El gobierno y el director tuvieron que retroceder de su intento atacar el sistema de francos.
Es en reclamo ante los aprietes y amenazas municipales de los que son víctimas para forzar una reubicación de las familias.
Este viernes 23, desde las 10h se reciben donaciones en el Obelisco, y a las 12h las familias realizarán una movilización.
El colapso sanitario ya impone la elección de a quién se le destina cama.