11/09/2020

La Plata: gran jornada regional de lucha docente

En el marco de la jornada provincial de lucha resuelta por un masivo plenario de la Multicolor, se desarrolló una caravana educativa en defensa de la escuela pública, por el derecho a la educación, y por un conjunto muy amplio de reclamos docentes (reapertura de la paritaria; actos públicos virtuales para todos los cargos, niveles y modalidades; aumento de cupos del Servicio Alimentario Escolar; defensa de Ioma y el IPS, entre otros) que reflejan un cuadro de derrumbe de la educación pública, hecha trizas por las políticas de desinversión de los sucesivos gobiernos, y por el presente ajuste fondomonetarista del gobierno de Axel Kicillof y Alberto Fernández.

Esta importante acción de lucha que culminó con un acto en la DGCyE (Dirección General de Cultura y Educación), impulsado por la Multicolor de la región, contó con la presencia del Suteba Ensenada, la Lista Multicolor de Suteba La Plata, y el centro de estudiantes del Instituto de Formación Docente N°9.

Al comienzo, confluyó con una concentración de los trabajadores de ATE-Educación que vienen desarrollando un plan de lucha sostenido por la reincorporación de trabajadores despedidos, en las puertas de la gobernación bonaerense.

Mientras confluían trabajadores docentes y estatales en lucha, el gobernador Kicillof capitulaba frente al reclamo de la policía bonaerense, con un frondoso paquete de concesiones. Esto como complemento del megaplan de seguridad que implicará el desembolso de más de 300 millones de dólares para reforzar el aparato represivo. Mientras tanto, los profesionales de la salud, los docentes y los trabajadores estatales no alcanzan con su salario la canasta de pobreza y los presupuestos para estos sectores son basados en los del 2019 dictados por Macri y el FMI.

En la DGCyE se desarrolló un importante acto que comenzó con la lectura de un documento que concentra los reclamos que la Multicolor de toda la provincia viene levantando desde marzo con acciones de lucha, plenarios y asambleas distritales.

Las diferentes intervenciones destacaron la importancia del plenario Multicolor que resolvió la jornada provincial de lucha que se desarrolló en números distritos bonaerenses, y constituye un eslabón más de un extenso plan de lucha Multicolor.

Particularmente, el secretario general de Suteba Ensenada, Daniel Rapanelli, manifestó el apoyo a los trabajadores de la salud que coincidentemente desarrollaron una jornada de nacional lucha; la exigencia de libertad a los trabajadores portuarios detenidos; y la defensa de las 3000 familias de Guernica que, sufriendo las presiones y amenazas de punteros y el Estado, luchan por el derecho a la vivienda y la tierra. Hizo hincapié al mismo tiempo en el rol de Kicillof como un “paritario de la bonaerense” que capituló en toda la línea frente al reclamo policial, denunciando que “cuando el reclamo proviene de la clase trabajadora la respuesta es dureza, más ajuste y represión”. Destacó la necesidad de desmantelar el aparato represivo y la salida del secretario de seguridad Sergio Berni. “El repudio al motín de la policía no significa nuestro apoyo a un gobierno que es el punto de partida de una ofensiva contra los derechos de los trabajadores”, concluyó.

Finalmente, diversos oradores plantearon participar activamente de la jornada nacional de lucha convocada por el Plenario del Sindicalismo Combativo para el día 17 de septiembre junto a sindicatos clasistas, juntas internas y delegados combativos que marcharán a Plaza de Mayo en defensa de las reivindicaciones de los trabajadores, y para enfrentar y derrotar la política de ajuste y pauperización de las masas que desarrolla el gobierno de Alberto Fernández y Kicillof.

 

También te puede interesar:

¡No al desalojo! ¡Tierra para vivir!
Las familias rechazan la trampa de la gobernación y mañana llevarán propuesta propia.
El subsecretario de Seguridad Álvarez Porte calificó de “delincuentes” a quienes ocupan tierras. Los gobiernos de todo signo atacan a quienes enfrentan las consecuencias de sus políticas.
El conflicto ya suma dos meses de lock out patronal.
Los subsidios solo alcanzarían a una ínfima porción del déficit habitacional.