19/07/2021

Córdoba: concentración por el trabajo, el salario y en apoyo a las luchas

En el marco de la Jornada Nacional del Plenario del Sindicalismo Combativo, en Patio Olmos, a las 17hs.
Concejala electa FIT

La jornada nacional de lucha convocada por el Plenario del Sindicalismo Combativo para el próximo 20 de julio tendrá su expresión en Córdoba con referentes del Sutna (Sindicato del Neumático), que vienen de protagonizar importantes luchas por el salario, y las agrupaciones sindicales que son parte del Plenario. También adhiere a la jornada el Sitram (Sindicato de Municipales de Jesús María), quienes han obtenido un triunfo contra la precarización laboral y siguen batallando por las condiciones de trabajo. Participarán trabajadores y activistas de la salud empalmando con el proceso asambleario que recorre los hospitales por un 45% de aumento salarial. También estarán las y los trabajadores de la educación en su lucha contra la presencialidad criminal sin condiciones de Juan Schiaretti y Martín Llaryora.

Entre los sectores convocantes se destaca la delegación de Trabajadoras de Casas Particulares, que reclaman un 100% de aumento salarial. Contará con una importante presencia del Polo Obrero, quienes llevarán el reclamo por el pago integral de los salarios y el aguinaldo a los trabajadores del Potenciar Trabajo, por trabajo genuino y contra el hambre en las barriadas populares. Así, se busca corporizar un frente único entre trabajadores ocupados y desocupados para enfrentar el ajuste.

La convocatoria se realiza justo cuando crece entre las y los estatales el reclamo por reapertura de paritarias y recomposición salarial. El 17% que fijó el gobierno de Schiaretti para las y los trabajadores de la salud ha sido ampliamente superado por la inflación, lo que acicatea el conflicto que se desarrolla en los hospitales provinciales, donde madura la convocatoria a un paro en la salud. En el mismo sentido, el miércoles 21 se desarrollará una jornada de protesta de estatales, mientras que entre la docencia se prepara un cuadro de conflicto salarial para el inicio del segundo semestre.

Es evidente que las medidas cosméticas adoptadas por el gobierno nacional, ofreciendo bonos a estatales y jubilados o la revisión de algunos acuerdos salariales, no pueden aplacar el creciente descontento entre los trabajadores. Incluso peligraría el reciente acuerdo firmado con la UTA Córdoba, puesto que el gobierno dispuso los primeros pagos con bonos.

Organizar la lucha contra el ajuste

Esta situación crece en un cuadro crítico para la clase obrera cordobesa. Según la Dirección General de Estadística y Censos de la provincia, durante el mes de junio la inflación fue del 3,33%, mientras que la interanual en la provincia es del 50,47%.

Este aumento, que se concentra en bienes esenciales como alimentos, transporte y servicios, contrasta con los acuerdos salariales a la baja pactado por Schiaretti y Llaryora con las burocracias sindicales, que a su vez marcan la cancha para los acuerdo con privados. Vale recordar que la docencia provincial cerró un acuerdo anual del 35% que con un salario promedio de $45.577, el acuerdo consolidó a una inmensa mayoría bajo la línea de la pobreza y 15 puntos por detrás de la inflación. Una situación similar sufren las y los trabajadores de la salud: un salario promedio de un médico residente es de $44.000 (sin bonos).

El cuadro se agrava cuando analizamos el crecimiento del trabajo informal y la desocupación. En Córdoba, el 50% de la población se encuentra por debajo de la línea de la pobreza, mientras que arriba del 13% está desocupada.

Apoyados en las luchas que se abren paso entre los trabajadores y desocupados, es necesario desenvolver un planteo de independencia política de los gobiernos, que oponga los reclamos obreros a su política patronal y fonomonetarista y supere la tregua de las conducciones sindicales integradas al Estado.

La Jornada Nacional del Sindicalismo Combativo aporta en este camino una acción de frente único de las y los luchadores, que potencie la lucha de salud, educación, de las trabajadoras de casas particulares y el movimiento piquetero, marcando un rumbo de acción común.