29/04/2021

La juventud y el 1° de Mayo

Les más pibxs, siempre del mismo lado.

El próximo sábado 1ro de Mayo el Frente de Izquierda-Unidad llevará adelante su acto por el Día Internacional de les Trabajadorxs. La iniciativa no tendrá simplemente un objetivo de carácter conmemorativo, sino que estará atravesado por un contexto de ajuste enorme contra la clase trabajadora y buscará poner en pie una tribuna para enfrentar dicha ofensiva.

En tal sentido, hay dos cuestiones fundamentales a tener en cuenta. En primera instancia, el acto representa desde su consigna (“Ante el ajuste y la pandemia. Fuera el Pacto con el FMI. Por una salida de los trabajdores”) una oposición a los que gobiernan desde hace décadas la Argentina. Los voceros del Frente de Todos y de Cambiemos podrán pelearse en la televisión pero con sus diversos sectores han alternado su permanencia en la Rosada y profundizaron la miseria, el hambre y la catástrofe sanitaria. La construcción de una alternativa frente a ese régimen de hambre y saqueo y sus políticas fondomonetaristas tendrá una parada importante el próximo sábado.

En sintonía con esto, el acto del FITU será un puntapié para apoyar todas las luchas en curso, desde la pueblada de les trabajadorxs de la salud de Neuquén hasta las huelgas docentes contra la presencialidad en pleno pico de contagios, pasando por la lucha de la Clínica San Andrés, los tercerizados del Roca y Edenor, la pelea contra la megaminería en Andalgalá y varias más. Será también un punto importante de la jornada la lucha del movimiento piquetero que copa semana a semana las calles y rutas del país por trabajo genuino y contra el hambre y el ajuste.

Planteado esto. La juventud, ¿Dónde tiene que estar?

Un régimen anti-juventud

Las políticas fondomonetaristas que viene llevando adelante el gobierno de Alberto Fernández en plena pandemia son letales para les más jóvenes. Dirán los voceros oficialistas que “la derecha” es culpable de esta situación (“Ahh pero Macri”), pero lo cierto es que sus decisiones golpean de lleno a la juventud. Este sector etario es el más afectado en los índices de pobreza e indigencia: llega a casi el 50% de las personas entre 15 y 29 años, que llega a casi 58% entre los 0 y los 14 (42% en general a nivel nacional).

Dichos números no son casuales. Responden a medidas concretas como el ajuste del gasto público o el deterioro salarial. Respecto a eso, el gobierno acaba de declarar el Salario Mínimo Vital y Móvil en cuotas en 29.000 pesos, la mitad del índice de pobreza. Esto afecta de lleno a una juventud inmersa en la precarización laboral: más del 57% de los 4.200.000 trabajadores y trabajadores de entre los 18 y 35 años tiene algún tipo de informalidad en su empleo. Ni hablar del desempleo, que alcanzó el 26% en menores de 30 años en plena pandemia, con 560.000 personas de esa edad perdieron su fuente de trabajo. Decisiones como la quita del IFE y el ajuste del gasto público le dieron un golpe mortal a las expectativas de les más jóvenes.

Ese mismo régimen expulsa a la juventud del acceso a la educación. La pandemia lo mostró como nunca. El gobierno nacional y el de Ciudad se encuentran negociando una “presencialidad administrada” mostrando que las peleas de semanas pasadas eran más para la tribuna que otra cosa. Esto expondrá a millones de jóvenes a los contagios: ya entre mitad de febrero y abril, la franja etaria que va a la primaria y la secundaria fue la que más creció en la curva sanitaria.

La otra cara de la misma moneda es la educación “a distancia”. Las políticas de ajuste se hicieron sentir. Nación (Frente de Todos) entregó sólo 120.000 computadoras para 6 millones de pibxs con problemas de conectividad y armó un presupuesto que puede tener una rebaja de más puntos porcentuales según la inflación para la Universidad. Mientras, Ciudad (Cambiemos) recortó 371 millones del plan Sarmiento y 528 millones al área de infraestructura escolar. El 25% (1 de cada 4) de les jóvenes de los barrios más empobrecidos deserta por culpa de esta política. Para el ajuste educativo no hay grieta.

Los diferentes gobiernos que atacaron a la clase obrera en los últimos años tienen políticas que afectan de lleno a las personas de menor edad. Si el régimen es anti-juventud, es lógico que les pibxs se le planten de frente.

En todas las luchas

Varias de las luchas que estarán presentes en el acto atraviesan a la juventud de forma bien directa. Pasa con la lucha contra la egaminería y la criminalización a la protesta en Andalgalá, donde les más jóvenes se plantaron frente al avance de Yamana Gold, que tuvo y tiene la complicidad del gobierno provincial y nacional.

Lo mismo vale para la lucha docente que fue un golpazo al intento de los gobiernos de sostener una presencialidad sin ningún tipo de condiciones. Empalma esa pelea con la lucha que da la juventud piquetera por condiciones de conectividad, que hace poco ocupó pacíficamente el Ministerio porque sin Wifi ni computadoras no hay educación.

Es parte esa pelea de una lucha más general, que encuentra al movimiento piquetero semana a semana en una pelea sistemática contra el hambre, la pobreza y el ajuste. Ese que estuvo en Guernica y viene peleando por tierra y vivienda en todo el país.

La juventud, a su vez, en su espíritu combativo y de lucha, tiene que decir presente en el apoyo a todas de la clase obrera en el país. ¿Dónde va a estar sino? ¿Con les trabajadorxs de Neuquén que a puro piquete y lucha pelean en defensa del salario y en defensa de la salud pública o con gobiernos y burocracias que arreglan salarios de miseria para pagarle la deuda al FMI? La elección es clara.

Vení al acto del 1ro de Mayo del FITU

Por todo esto y mucho más, la juventud tiene que decir presente el 1° de Mayo. Por condiciones sanitarias por todos conocidas, el acto tendrá un formato virtual. Es cierto que no habrá plazas, faltarán banderas y no se oirán los bombos. Pero la mística la pone la necesidad imperiosa de enfrentar un régimen que no tiene nada más para la juventud que robarle el futuro y de apoyar cualquier pelea que libren lxs trabajadorxs en todo el país. Y allí estará la juventud. Siempre luchando.